• La Verdad del Sureste |
  • Viernes 21 de Julio de 2017

ARRANCA: ¿RETALIACIÓN? ¿”LIMPIA”? II


EMMANUEL RUIZ SUBIAUR



Escribí ayer, que quizá por celebrarse el día de la “amistad” o por tenerse ciertas “amistades”, el 14 de febrero se puso en práctica real, acciones que no sabía si denominarle retaliación, “limpia” o “eliminación de cabos sueltos”.
    Realmente el 14 de febrero es una fecha que cierto sector de la población impuso para ocultar actos atroces de su sociedad. Este tipo de tácticas en sociología se denominan imposturas o suplantación: suplantas una fecha donde hiciste atrocidades por una fecha de fiesta que invitas a celebrar con jolgorio, así tapas o encubres tus atrocidades y logras que se vayan olvidando con el paso del tiempo al ir “celebrando” la festividad que suplanta.
    La población en general no sabe –ni le interesa- qué se oculta realmente detrás de la “celebración” del 14 de febrero. En un día como ese se perpetró La masacre de los judíos de Estrasburgo (conocida como la “Masacre de San Valentín”), en 1349. Más de 30 mil judíos, niños y mujeres fueron masacrados en Estrasburgo por órdenes e incitación del Sacro Imperio Romano; el motivo: profesaban en judaísmo y no el catolicismo.
     En los albores del año 1340, se formaron bandas de bandoleros en muchos países dentro del Sacro Imperio Romano: practicaban sin riesgos su siniestra industria de muerte y en favor de la desaparición casi completa de los judíos y el judaísmo; el Sacro Imperio Romano era una autoridad pública capaz de mantener el orden a base de masacrar al que no profesaba su religión. Todo aquel que no fuese católico estaba en real peligro de extinción.
    Como lo muestra la pintura del legendario pintor Eugene Beyer (La masacre de los judíos de Estrasburgo) -que hoy sigue alojada en el Museo Histórico de Estrasburgo- fueron miles los judíos asesinados; o como lo relatan Las crónicas de Clossner y Koenigshoffen, que relacionan, en ese día, el testimonio de que, a pesar de la magnitud de la masacre, –estamos hablando que ya habían asesinado a decenas de miles– muchos judíos habían sobrevivido. Entonces, fueron reunidos todos y arrastrados al cementerio judío. Allí había una gran hoguera en la que fueron quemados. La multitud se cebaba con predilección en los pequeños niños judíos, eran bautizados antes de ser arrojados a la hoguera.
    Bien, pues esa es la masacre que ocultan con el mercantil y comercial día de amor y la amistad. Pero ahora, éste pasado 14 de febrero en Tabasco se inició otra “celebración de amistad”, decía ayer. 
    Al afectarse al Cartel de Sinaloa, la semana pasada Los Mazatlecos, arrancaron su “limpia”. Uno de los mensajes en el cuerpo de un criminal asesinado que apareció muerto el parque de Ruiz –zona norte nayarita- decía-: se realiza una “limpieza de quienes distribuyen droga sin permiso”; y luego otro (muerto y mensaje en el mismo tono), en Santiago Ixcuintla, y otros en Tecuala y más en Tuxpan.
    Esa es la expresión que mejor define en el argot delictivo el vocablo “limpia”. Exterminio o “abatimiento” de aquellos que no tienen permiso; lo que implica que alguien les tiene que otorgar o vender el “permiso”. Esas son “limpias hacia afuera”. Y también hay “limpias hacia adentro”: ya sea porque la cúpula del cártel considera que algunos miembros de su cártel ya estorban, o porque consideran que algunos miembros de su cártel le son un peligro. Entonces les demuestran su “amistad”.
    En el hecho delictivo del 14, es probable que la versión oficial se cierta, y más si, por las razones que sean, la familia del balaceado acepta y repite tal versión. A lo mejor, esa sea la única versión certera. El asunto es ¿Cuánto de creíble es? O en otros términos ¿la creerá la opinión pública o el público?
    En primer lugar ya se puso en entredicho la tarea “salvadora” que iba a hacer la Gendarmería en el territorio del Estado. La gente afirma que: con Gendarmería o sin ella, los crímenes y asesinatos siguen. 
    Entonces, ¿Qué caso tiene hacer el gasto que se prevé? En segundo lugar, aún no habían transcurrido dos horas del hecho del 14 y ya se daba la versión; eso implica que ya se hubiesen detenido a los agresores y estos ya hubiesen dado en sus declaraciones el motivo de alojarle tres balas en su flaca humanidad a un cristiano. E implica también el hecho –que ni por asomo puede ser cierto- de que nuestra policía –ahora en manos de norteños- es tan científica y tan eficiente que en menos de dos horas ya ha esclarecido el hecho. 
    La inmensa mayoría de la población sabe, y lo sabe bien, los “niveles” de efectividad y de resultados que se da en esa área.  Y en tercer lugar, a la población se le antoja poco sustentable por los antecedentes de la víctima de los hechos del 14. En fin, la versión oficial ya está dada y asentada. ¿Tabasco tenía necesidad de agarrar un pleito ajeno?
    Pero en día 14, se habló de “amistad” en el territorio de Tabasco.     

 


AMLO en entrevista con René Delgado. Reforma

Portada y Contraportada

La Farza Democracia/ Pineda