• La Verdad del Sureste |
  • Sábado 18 de Noviembre de 2017

LA ASAMBLEA DEL PRI UNA TRAICION AL NACIONALISMO REVOLUCIONARIO


Roberto Hernández Pérez



La asamblea nacional del PRI, donde se llevaran a cabo las reformas a sus lineamientos internos no es más que una nostalgia o condición para favorecer intereses políticos, ya que sus verdaderos principios políticos ya están agotados, pues el PRI llego a tener su mejor momento cuando estuvo como principio apremiante la valoración del Nacionalismo revolucionario este que fue integrado hasta en las normas constitucionales y fue un principio económico y social que mantenía intacta una soberanía nacional este fue un momento de gran respeto a nuestro País y de gran interés nacional, este momento fue el gran momento de la justicia social, pero llegaron los momentos de la globalización y comenzaron los gobiernos tecnócratas que tienen una formación liberal y comenzó el PRI a traicionar a los lineamientos que le dieron origen, comenzó también a favorecerse a los intereses individuales mediante la venta de instituciones públicas y se empezaron también a dar privilegios y empezó a desvirtuarse la verdadera atención pública.
    Esta fase inicio con el Gobierno de Miguel de la Madrid y ha llegado con mayor entrega hasta Peña Nieto con este último la falta de respeto a una Nación y a sus principios de autodeterminación no solo no se han respetado sino que ni siquiera se le ha consultado su parecer en muchas decisiones, por ejemplo la postura del Presidente de Estados Unidos cuando se trata de México no respeta los principios internacionales ni las determinaciones de la organizaciones internacionales que regulan el orden internacional debido a que no visualiza un oficio ni una altura política que defina una postura de alto nivel político, este señor todo lo mide mediante la concentración de la fuerza militar y no mediante un orden que regula la conducta de los países, esta razón es lo que no ha llevado mediante la amenaza a que el gobierno que tenemos promueva legislaciones que desarticulen al estado de sus principales instituciones estratégicas, estas que jamás ningún país debe privatizar ya que son sus garantías ante cualquier crisis que se presente.
    Esta razón es la que no ha venido dañando porque no tenemos una administración con la capacidad de desarrollar una política interna y mucho menos atender una política externa, esta condición es la debilidad del PRI y es lo que menos visualizado llevar a su asamblea, sus objetivos son reformar su estatutos para construir una condición que favorezca a sus posibles candidatos a la presidencia y los que aspiran en los estados pero no visualizan llevar a cabo ninguna condición ideológica que reoriente el rumbo económico de México, todo es favorecer las individualidades y favorecer intereses internacionales en los que encuentren protección, pues vea la  diferencia entre Manuel López Obrador  que se apoya en el Pueblo de México y los del PRI que buscan apoyo en los consorcios internacionales.