• La Verdad del Sureste |
  • Martes 12 de Diciembre de 2017

Una buena y breve charla con Norma


Jessica Mayo



Vhsa. Tab., 2 dic 2017.- Hace unos días tuve el gran honor de conocer a Norma Romero “La Patrona” coordinadora de las patronas, que son las mujeres en Amatlán de los Reyes que ayudan desinteresadamente a los migrantes centroamericanos que viajan en la bestia, hacia el sueño americano, por una vida mejor.
    Norma, nombrada en el 2015 por la revista Forbes como una de las 5 mujeres más influyentes de México en el progreso del país, lleva una cruz colgada en el cuello, de semblante tranquilo, pero se ve una mujer fuerte y de carácter, al mismo tiempo muy sencilla.
    En una breve plática después de que ella fue entrevistada por largo tiempo por dos periodistas, tuve el gusto de saludarle, conocerla, platicar con ella y como siempre el interés de preguntarle muchas cosas.
    ¿Cuánto tiempo llevas dedicándote a esto?
    Vamos ya a más de 22 años
    ¿Alguna vez tuviste miedo?
    ¿De qué?
    De las autoridades.
    No. Nunca.
    ¿Te ha tocado ver algún accidente cuando va en movimiento la bestia?
    Antes los maquinistas les hacían la maldad, bajaban la velocidad cuando iban acercándose a nosotras, se confiaban los migrantes y de repente aumentaban la velocidad y estos se caían o no lograban agarrar alimento, pero hemos venido haciendo la tarea de hacer conciencia y ya no lo hacen.
    ¿Tienes buen sazón?
    Pues dicen que  sí, pero puedes preguntarle a ella. (Me señala a Erika Skov, una chica de  Copenhague que viaja con ella y está haciendo una tesis sobre “Las Patronas” a lo cual sonríe y en su buen español me responde que no sabe qué tienen esos frijoles pero que son una delicia)
    Puntualiza siempre que hay que enfocarnos en los jóvenes, en ellos está el futuro de México y del  mundo.
    Sin duda el día que conocí a Norma fue grandioso, me cayó tan bien, me recordó el poder que tenemos de lograr hacer cambios positivos en la sociedad,  todos podemos ayudar con lo poco o mucho que aportemos, pero la cosa es hacerlo.
    Más mujeres como Norma y “Las Patronas” necesitamos en México y el mundo.