• La Verdad del Sureste |
  • Jueves 19 de Octubre de 2017

El Ciudadano

Aspirantes de Tabasco y el lucro de la pobreza


Rubén Darío Arias Torres



Con el empoderamiento de las redes sociales en el ámbito político y la diversificación de los contenidos en las “Masmedias”, a manos de cualquiera que tenga un celular inteligente, las campañas políticas en México y Tabasco han venido a menos.
    Los mensajes ofrecidos por los candidatos y candidatas son fríos, vacíos, irrelevantes, vanales, sufribles, fofos. La imagen se ha sobrepuesto al proyecto estatal, municipal o distrital. Nadie dice nada de fondo.
    A diario las redes sociales se inundan con fotografías de aspirantes besando niños, acariciando abuelitos y perros, caminando con “besamanos”, viajando en lanchas, cruzando potreros, pateando una pelota, mostrando dentadura, jeans, gorra o sombrero, en fin. Lucrar políticamente con la pobreza, es lo de hoy.
    Ya vendrán los slogans. Frases como: “Todos somos Cuco”. “Juntos sí podemos”. “Ahora sí nos toca”. “No nos volverán a robar”. “Vamos por el cambio y el sencillo”, etc., inundarán el imaginario colectivo.
    Mientras tanto, los temas sociales de relevancia se soslayan así, sin más. La muerte por inanición, la violación del derecho humano al agua en las colonias populares y las comunidades más apartadas en todo el territorio estatal, ya no importan.
    ¿Qué va importar si un automóvil se destartala a causa de un bache-cráter? Si el gordo de la esquina muere por un infarto, si doña esa se prostituye por hambre, si “El Salvaje” asalta todos los días a las 7 pm en aquel andador sin luz. Sí, qué caramba va a importar.
    Interesa saber con quién se reunió el impulsor del cambio, el prohombre, el illuminati, el demócrata, el líder de líderes, el salvador, para poder promocionarlo en redes.
    No hay duda, vivimos en un Tabasco absurdo, en donde las apariencias son realidades y todos cumplimos un papel y un roll, en esas redes de complicidades. Este es el nuevo Tabasco. Lo demás son apariencias. /// Al respecto llama poderosamente la atención, la campaña lanzada por Rubén Arcide, cabeza de la A.C. “Late Fuerte”. No por los espectaculares que invaden el Distrito electoral que busca (VI local), sino por la propaganda que distribuye.
    Consiste en una hoja tamaño carta doblada en cuatro partes, a través de ella se invita a la población a realizar gimnasia. Destaca porque el 80% del espacio útil se rellena con imágenes ilustrativas de cómo hacer correctamente varios ejercicios.
    Ciertamente promociona su imagen política, pero retoma un tema de salud. En otra estrategia, también se refiere a la importancia de la lectura, regala libros e impulsa la formación de círculos virtuosos, en ese sentido.
    Leopoldo Juárez López, hace algo diferente. Enfiló a su Asociación Civil “Por Amor a Tabasco”, a apadrinar niños y niñas de nivel primaria. Habla con los padres de familia y maestros, dándole seguimiento al proceso de aprendizaje del educando. Se involucra. Y lo ha hecho en todo el estado. También ofrece todo tipo de apoyo, porque seguramente busca alguna candidatura y está en su derecho.
    Lo rescatable es que estos liderazgos no ocultan su aspiración, sino que lo sustentan en un comportamiento socialmente responsable, abordando un tema social en específico, se comprometen y actúan, cerrando un círculo. Tabasco necesita de candidatos por el empleo, el agua, la salud, etc; no solo aspirantes de besos y apapachos. /// elciudadanorubendario@hotmail.com


AMLO en entrevista con René Delgado. Reforma

Portada y Contraportada

EL “ROBO LUCIONARIO”