• La Verdad del Sureste |
  • Domingo 19 de Noviembre de 2017

CRECE EL ANTORCHISMO EN EL SURESTE


Francisco Guevara Martínez



Dirigente del Movimiento Antorchista en Tabasco.

En pasados días los antorchistas del sureste fuimos testigos de dos eventos multitudinarios que cimbraron esta hermosa región del país, me refiero a el evento de los 17 años de Antorcha en Yucatán, el 17 de septiembre con 30 mil asistentes; y la celebración del 34 aniversario de Antorcha en Chiapas, evento que reunió a más de 50 mil antorchistas chiapanecos que abarrotaron el Estadio Zoque de la cuidad de Tuxtla Gutiérrez, dos claros ejemplos del avance del antorchismo en la región sureste del país que comprende los estados de Chiapas, Tabasco, Campeche, Quintana Roo y Yucatán.
    Como ejemplo del desarrollo de Movimiento Antorchista Nacional en el sureste tenemos la muy buena respuesta a las últimas convocatorias hechas por nuestra organización  y que por sus resultados podemos calificar como éxitos contundentes; en Tabasco se realizó el Concurso nacional de Poesía que organiza Antorcha año con año y que congregó a cinco mil 600 tabasqueños de la capital y del interior del estado los dos días del desarrollo de dicho evento cultural. El 17 septiembre se reunieron en Mérida, en un evento multitudinario, 30 mil yucatecos antorchistas; de la misma manera 50 mil antorchistas de Chiapas abarrotaron el estadio Zoque de la ciudad de Tuxtla. Estos dos últimos eventos fueron presididos por el Ing. Aquiles Córdova Morán, dirigente nacional de nuestro movimiento.
    En estas magnas concentraciones los asistente refrendaron su compromiso con la organización y se comprometieron a hacer extensiva la invitación a todo aquel ciudadano que quiera organizarse y luchar para mejorar las condiciones de sus localidades y municipios. Así como las nutridas asistencias en los eventos a los que el MAN convoca en casi cualquier municipio o colonia del sureste. Por otro lado, de acuerdo con los últimos reportes la membresía antorchista en el sureste, Antorcha alcanza ya los 125 mil afiliados, siendo el estado de Chiapas el que cuenta con una fuerza más nutrida, pues cerca del 45 por ciento de nuestros afiliados pertenecen a ese bello estado.
    Y es que el la gente de las colonias populares, los campesinos, los trabajadores pobres, las amas de casa, y en general todos los que vivimos de nuestro trabajo, no vemos que la situación del país vaya a mejorar en el corto plazo y, lo que es peor, no se ve partido político, organización o político que esté haciendo planteamientos serios y aplicables a nuestra realidad y con ello nos pueda dar tranquilidad, certeza de que estamos mal pero que ya vendrán tiempos mejores. Las propuestas políticas en boga están más bien encaminadas a dar paliativos a la grave situación económica de las familias, inventar más leyes para el “combate a la delincuencia”, o de “combate a la corrupción”, pero que no dicen nada de cómo en concreto van a beneficiar a los de abajo, a los trabajadores, a los 23 millones de pobres que viven en pobreza alimentaria ni a los más de 100 millones de mexicanos que padecemos algún tipo de pobreza.
    Pero los mexicanos tenemos memoria, ¿no se nos prometió en el 2000 que sacando al partido tradicional del poder todo se resolvería? En 2006, ¿no se nos prometió que tendríamos al presidente del empleo? En 2012, ¿no se nos dijo se bajarían las tarifas de la luz y que la gasolina y el gas doméstico bajarían su precio? De todo esto ¿cuánto se cumplió?, muy poco, por no decir que nada. Los mexicanos ya sabemos qué va a pasar con las promesas y los compromisos de la precampaña y la campaña. No hay duda, por la campaña mediática y las propuestas muy parecidas, pero ahora con un cambio de color del partido proponente,  es fácil sacar la conclusión de qué va a ser la misma gata, solo que revolcada.
    ¿Qué se necesita entonces? El Movimiento Antorchista Nacional, organización nacida hace 43 años, ha venido insistiendo, sobre todo después del año 2014 que lo que el país necesita es un cambio de modelo económico, ya que el modelo económico vigente solo privilegia la libre empresa y lo que ello significa: excepción de impuestos, bajos salarios, nula responsabilidad social, etc., cosa que hasta el momento ninguna propuesta política de las que se han pronunciado como aspirantes a dirigir el país, aún las más radicales, no tocan -ni aun mencionan-. Pero Antorcha pugna por un modelo económico distinto, orientado a lograr un reparto más equitativo de la riqueza nacional: que se dé más atención a las necesidades de las grandes masas trabajadoras del país. Para ello se necesita un gobierno que implemente un modelo que contemple la creación de empleos sufrientes, con salarios que le permitan a los trabajadores una existencia decorosa para ellos y sus familias; un modelo que reoriente el gasto social en favor de las capas más desprotegidas pues en la actualidad estas mismas carecen hasta de los servicios más elementales como salud y educación; por último, un modelo que con una política fiscal progresiva, recaude más impuestos de las capas de la sociedad que perciban mayores ingresos, y que los que perciben menos paguen menos; es decir, un modelo con justicia social, nada más, pero nada menos.

Solo así, con un proyecto político orientado a atacar en serio las carencias y necesidades de las mayorías, lograremos de una vez y para siempre un mejor país para todos. En esto jugará un papel fundamental una fuerza popular gigantesca, y esa fuerza es la que está creando el Movimiento Antorchista y muestra de ello es ese crecimiento que en hoy es un hecho en sureste de nuestro país.