• La Verdad del Sureste |
  • Miércoles 13 de Diciembre de 2017

Detención del ex gobernador fue horas después de emitida su orden de captura



GUATEMALA, 16 abr 2017.-La captura en Guatemala de Javier Duarte de Ochoa, exgobernador de Veracruz, ocurrió el mismo día (15 de abril) en que un juez de Primera Instancia Penal de Turno de la ciudad de Guatemala autorizó su detención con fines de extradición, a solicitud de México.
    La orden, que solicitó el Ministerio Público (MP) de Guatemala, puso fin a casi seis meses de fuga de Duarte, de 43 años. El exfuncionario está señalado en México de cometer delitos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita.
    Duarte fue detenido en el Hotel La Rivera de Atitlán, en Panajachel, Sololá, a 140.5 kilómetros al occidente de la capital guatemalteca. Panajachel es uno de los sitios turísticos más concurridos en el país, y está a 179 kilómetros al este de la frontera con México y de Ciudad Hidalgo, Chiapas. La captura ocurrió a las 20 horas del pasado 15 de abril, según la Interpol y la Subdirección de Investigación Criminal de la Policía Nacional Civil (PNC), que participaron en el operativo.
    Las autoridades aún no revelan más detalles de las circunstancias de la detención. Sin embargo, aunque informaron que la captura ocurrió en la recepción del hotel, un video de la PNC muestra a Duarte escoltado por elementos de la Policía Federal de México y agentes de la Interpol de Guatemala, además de oficiales de la PNC, mientras le sacan del elevador del hotel que conduce a las habitaciones y lo llevan a un vehículo policial. La Policía anunció que Duarte tenía una notificación roja de búsqueda internacional (de alta prioridad) emitida en México.
    La policía guatemalteca puso a Duarte a disposición del Juzgado de Paz de Panajachel, inmediatamente después de aprehenderlo. Sin embargo, casi dos horas después del hecho, el MP informó que será entregado al Tribunal Quinto de Sentencia Penal de Narcoactividad y Delitos contra el Ambiente, en la ciudad de Guatemala. Este tipo de tribunales también procesa casos que involucran delitos relacionados con el crimen organizado o procesos de extradición. En Guatemala, el MP se encargará de hacer el trámite de extradición, de acuerdo con la solicitud de la Procuraduría General de la República (PGR) de México.
    El gobierno de México tiene 60 días a partir de la captura para presentar una solicitud formal de extradición y justificar ésta. El trámite del proceso se realiza por medio de las cancillerías de ambos países, a petición de la PGR en México y el MP en Guatemala. El citado tribunal deberá aprobar la extradición una vez que el país solicitante cumpla los requisitos que establece la ley guatemalteca.
    El tratado de extradición suscrito entre Guatemala y México, hace 20 años (1997), establece que aplica a delitos “que sean punibles conforme a las leyes de ambas partes, con una pena privativa de libertad, cuyo máximo de sanción no sea menor a un año”. La PGR notificó a la PNC de Guatemala que Duarte desvió grandes cantidades de recursos públicos por medio de empresas fantasma y adquirió bienes inmuebles en México y el extranjero, entre otros delitos. Este es el tipo de hechos por el cual cerca de un centenar de exfuncionarios guatemaltecos (incluyendo el exmandatario Pérez Molina) guardan prisión mientras son enviados a juicio. En espacio de horas, Duarte podría guardar prisión preventiva junto a ellos.
    Comparte Duarte prisión con exfuncionarios guatemaltecos acusados de corrupción y narco Javier Duarte de Ochoa fue trasladado la noche del sábado por vía terrestre a la cárcel en el Fuerte San Rafael de Matamoros, en la capital guatemalteca, donde guardan prisión preventiva reos de alto perfil, como exfuncionarios guatemaltecos acusados de corrupción y narcotraficantes. Entre los internos figuran el hijo y el hermano del actual presidente de Guatemala, Jimmy Morales. José Manuel y Sammy Morales, respectivamente, guardan prisión preventiva desde enero pasado por fraude.
    En otro sector de la prisión también se encuentra Marvin Montiel Marín, condenado a 820 años de cárcel por el asesinato de 15 nicaragüenses y un holandés en octubre de 2008, cuando el autobús en que viajaban fue incinerado con las víctimas dentro. Las autoridades sospechan que se trataba de un tumbe de droga. Matamoros es la primera prisión a donde fue trasladado el expresidente Otto Pérez Molina (2012-2015) después que renunció del cargo en septiembre de 2015, por enfrentar cargos de corrupción. En marzo pasado, varios diputados y excongresistas también fueron recluidos en el mismo penal.

El ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte, escoltado por un agente de la oficina guatemalteca de la Interpol.