• La Verdad del Sureste |
  • Domingo 26 de Febrero de 2017

El dólar cierra en 22.10, un nuevo nivel histórico

BM ajusta a la baja el PIB de México para 2017



Ciudad de México, 10 de enero.- El peso cae a su nivel más débil este martes y el dólar vuelve a alcanzar un máximo histórico: se vende hasta en 22.10 por uno en bancos, 40 centavos más que al cierre de ayer, mientras que en su cotización interbancaria se oferta en 21.72, en medio de las preocupaciones por presiones inflacionarias en el ámbito local y previo a una conferencia de prensa que el Presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, ofrecerá el miércoles.

    El dólar estaba a 12.87 pesos cuando Enrique Peña Nieto asumió la Presidencia de México, en diciembre de 2012.
    El billete verde estableció hoy su tercer máximo histórico en lo que va del año. El primero fue el pasado 4 de enero cuando finalizó en 21.80 pesos en bancos y el segundo el día 5 cuando se ofertó en 21.82.
    Y según Bloomberg, el peso mexicano ocupó el segundo lugar como la moneda con el peor comportamiento del mundo, de una muestra de 31 de las más importantes. Sólo la lira turca perdió más.
    El Banco Mundial recortó su estimado de crecimiento para México en 2017 del 2.8 por ciento esperado en junio del año pasado a 1.8 por ciento, pues considera que la inversión en el país disminuirá a causa de la incertidumbre política en Estados Unidos.
    El Banco de México (Banxico) intervino la semana pasada en el mercado cambiario con la venta directa de dos mil millones de dólares en los mercados internacionales para apoyar al peso y evitar movimientos desordenados que lleven a la moneda mexicana a nuevos mínimos.
    La intervención del Banco Central se dio después de que el pasado miércoles el peso alcanzó un mínimo histórico, al cerrar el dólar en 21.80 por uno en bancos, mientras que en su cotización spot alcanzó los 21.52 unidades.
    En su estado de cuenta semanal, Banxico informó que las reservas internacionales disminuyeron en mil 816 millones de dólares a 174 mil 724 millones en la semana que concluyó el 6 de enero.
    Detalló que de la baja semanal, dos mil millones de dólares correspondieron a la subasta de dólares en los mercados, conforme a lo determinado por la Comisión de Cambios. Reportó también un incremento de 184 millones de dólares derivado, principalmente, del cambio en la valuación de los activos de Banxico.
    De acuerdo con analistas, continúa la volatilidad originada por la conferencia del próximo inquilino de la Casa Blanca y las decisiones tomadas por algunas empresas automotrices.
    Fiat Chrysler anunció que invertirá mil millones de pesos en Estados Unidos, para modernizar sus plantas de Michigan y Ohio, en una de ellas pretende producir la camioneta RAM que se fabrica en México.
    Además, Sergio Marchionne, presidente ejecutivo de la compañía, advirtió ayer que de enfrentar grandes impuestos en sus exportaciones de automóviles hacia Estados Unidos, la automotriz tendrían que abandonar México.
    Estos factores, junto con la caída de los petroprecios influyen en el retroceso de la moneda mexicana frente al billete verde.
    Ayer, José Angel Gurría, secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) señaló que México debe tomar en cuenta que este 2017 la economía mundial crecerá alrededor del 3 por ciento, lo cual impactará en el país, por ser una economía abierta y dependiente de inversiones.
    “Quizá en 2017 la economía mundial se mueva un poco, más allá del 3 por ciento, pero no mas. Por el contexto en el que funciona la economía mexicana, debe tomar en cuenta estos elementos, sobre todo al ser una economía de tamaño medio abierta y muy dependiente de lo que está pasando con las corrientes de comercio y de inversión en el mundo”, señaló Gurría.
    Durante el Foro de Competencia y Regulación 2017, Gurría dijo que México ha padecido una serie de situaciones que lo han obligado a revisar las perspectivas de crecimiento, entre otras cosas, por ser dependiente del comercio y de los flujos de inversiones. “Cuando se baja la actividad económica general, en un país que depende del comercio y flujos transfronterizos de inversiones, obviamente hay un impacto automático”, explicó.
    Gurría enfatizó que se vive un entorno mundial difícil, no sólo para la economía mexicana, esto por los bajos niveles de crecimiento, pero ademas por presupuestos públicos restrictivos. Recordó que la economía mundial lleva cinco años atrapada en una trampa de bajo crecimiento con dinamismo decepcionante, marcado por tasas anuales que están estancadas por debajo del año pasado del 3 por ciento.