• La Verdad del Sureste |
  • Miércoles 22 de Noviembre de 2017

¿Es importante el aula para la tarea educativa?


Víctor Manuel Barceló R.



 

En la Región latinoamericana y caribeña se habla, desde los noventas del siglo XX, tras la Reunión de Jomtien y a la luz de la obra cumbre de tal evento: “La Educación es un tesoro” -creada por un equipo de especialistas- de una meta planetaria, lograr una educación de calidad. Podemos no coincidir con dicho término, dado que la educación no puede considerarse una mercancía, pero lo que importa por ahora es conocer como auxilia en ese camino, una adecuada infraestructura educativa en que se consideren todas las instalaciones relacionadas con el ejercicio de la enseñanza-aprendizaje, en particular el aula escolar.
    Recientemente el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la UNESCO concluyeron: “urge atender deficiencias en infraestructura escolar para promover la calidad de aprendizajes en América Latina y el Caribe”. Parte importante de los educandos de la Región, particularmente los integrantes de familias de escasos recursos o de las zonas rurales y semirurales, no cuentan con la perspectiva de acceder a escuelas diseñadas expresamente para los fines correspondientes.
    En efecto, mediante un estudio dado a conocer en marzo de 2017 por la División de Educación del (BID) y la Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe (OREALC/UNESCO Santiago) se revisó -con criterio comparativo- la relación entre la naturaleza de la infraestructura escolar regional y los aprendizajes logrados por educandos de 15 países.
    La investigación comparó resultados de pruebas académicas del Tercer Estudio Regional Comparativo y Explicativo TERCE  (Laboratorio Latinoamericano de Evaluación de la Calidad de la Educación-UNESCO) y las condiciones de la infraestructura escolar, a partir de los conceptos: suficiencia, equidad y efectividad.
    Vale recordar que los datos del SERCE, en el 2006, mostraban un preocupante acontecer sobre la infraestructura escolar en América Latina y el Caribe: cerca de 88% de las escuelas no tenían laboratorios de ciencias; 73% sin comedor; 65% no poseían salas de computadores; 63% no contaban con espacios para reuniones u oficinas para docentes; 40% sin biblioteca y 35% sin ningún espacio para deportes.
    Más grave, una de cada cinco escuelas no tenían agua potable y dos de cada cinco no contaban con desagüe sanitario. Un poco más de la mitad no tenían línea telefónica y un tercio insuficiencias en el número de baños. Uno de cada 10 centros escolares no tenía electricidad. Solo uno de cada cuatro estudiantes de educación básica de la Región, acude a centros escolares con infraestructura suficiente en las categorías estudiadas. La suficiencia se relaciona con el acceso a seis categorías: agua y saneamiento; conexión a servicios; espacios pedagógicos o académicos; áreas de oficinas; espacios de uso múltiple y equipamiento de las aulas. ”En oposición, casi un tercio del estudiantado de educación básica va a escuelas donde dos o menos de dos categorías de infraestructura escolar, están en condiciones de suficiencia”.
    Dicho análisis para 2017, revela grandes faltas de equidad en el acceso a los componentes de infraestructura escolar en la región, en cuanto al nivel socioeconómico de los alumnos como referido a la zona geográfica de las escuelas. En pocas palabras, los educandos de escasos o menores recursos en los países participantes, asisten a escuelas que tienen mucha menor asignación para infraestructura escolar.
    También se confirma que la mayoría de las categorías de infraestructura están asociadas positiva o negativamente con los aprendizajes de los estudiantes: matemáticas y español. La situación varía de país a país –sin duda- los espacios pedagógicos (sin el aula de clase) junto a la vinculación a servicios y la presencia de espacios de usos múltiples, son “factores asociados positivamente y con mayor frecuencia con los aprendizajes”.
    El trabajo conjunto (BID-UNESCO) considera que los desafíos a los países de la Región van más allá de la conveniente dotación de infraestructura escolar, esperando que ésta se convierta en verdaderos espacios y ambientes que promuevan los aprendizajes esperados, para generar una educación de calidad. Reiterando la duda sobre la aplicación de la palabra “calidad”, la tarea para poner en orden la infraestructura educativa en la Región, requerirá de políticas públicas dotadas de los recursos necesarios para que la escuela principalmente, ofrezca las condiciones para que la excelencia llegue a los educandos de la Región.  
Correo electrónico: v_barcelo@hotmail.com