• La Verdad del Sureste |
  • Martes 12 de Diciembre de 2017

LA ESENCIA DE MEADE: CORRUPTO, OPACO Y ANTIPOPULAR


EMMANUEL RUIZ SUBIAUR



En un santiamén, crearon una “burbuja” o pompa estéril en torno a Meade. El manejo de la prensa y la televisión, previa erogación de cientos de millones de pesos disparados desde el gobierno federal y empresarios afines, convirtió –por estos días y la semana que viene- a este sujeto corrupto en un neo mesías; Meade se volvió de simple economista frustrado e incompetente, en el nuevo libertador; el nuevo profeta –obviamente de la corrupción y el desastre-: el nuevo hombre providencial del siglo XXI; va a salvar al pri y al pan y … a la economía mexicana.
    Esos incongruentes y estúpidos que han acusado diariamente a López Obrador de tener actitudes mesiánicas, ahora fabrican a su propio Mesías -el Mesías chafa de apellido Me a de (pelar el garrote, dijo alguien)-.
    Meade, además de ultra, super, mega corrupto, es un economista fracasado e incompetente. Él es culpable y cómplice de los enormes desajustes estructurales en la economía nacional; también son responsabilidades de Meade: los gasolinazos, el raquítico crecimiento, la devaluación del peso, el endeudamiento desenfrenado del gobierno federal, los recortes al gasto educativo y el aumento al gasto militar. Y el incremento exorbitante de la desigualdad social en el país.
    Ejemplo de su ineptitud: Meade con FeCal y Peña LOGRÓ hacer llegar la deuda pública, en menos de 10 años a suma exorbitante: la deuda récord que consiguió Meade en una década: 4.4 billones de pesos. Durante los gobiernos panistas donde Meade fue protagonista principal la deuda pública repuntó: 190%, según cifras de la Secretaría de Hacienda.
    La deuda pública que logró acumular Meade en los sexenios de FeCal y Peña, indica que la cifra implica que cada mexicano debemos 40 mil 793 pesos; en 2000 eran $15 mil 459.
    Ese es Meade; símbolo de la corrupción y la ineptitud y hombre providencial del priatopanato.
    La enorme pobreza y desigualdad que hoy laceran al pueblo mexicano son culpa de la insensibilidad, la corrupción y la ineptitud de “tecnosaurio” como Meade, Luis Videgaray y otros similares. Meade es la viva imagen de la continuidad del régimen que ha mal gobernado el país desde hace décadas. Es el excelente representante de la corrupción de 2006 a 2018 proyectada en 2018–2024.
    No sólo ha servido para tapar la corrupción de panistas y priistas, sino para extenderles un manto de impunidad y perpetrado fraude electoral: la Comisión Monex de la Cámara de Diputados concluyó después de la elección de 2012, que Peña Nieto había rebasado por lo menos 14 veces el tope de gastos de campaña. ¿Quién financió ese enorme gasto ilegal del pri y de Peña? Uno de ellos es hoy precandidato del priatopanato.
    Es opaco hasta la obscuridad de un hoyo negro: la empresa Kubre, parte del millonario patrimonio de Meade, permanentemente se mantiene oculto. Meade la mantiene en secreto: ¿De dónde vienen sus ingresos, con quienes contrata sus servicios? Todo lo ha callado; ninguna declaración patrimonial de este economista fracasado -pero empresario exitoso con dinero de origen desconocido- refleja esos datos. Muestra de su corrupción es su opacidad: ¿Hay contratos multimillonarios del gobierno Federal? ¿Lo beneficiaron Fox, FeCal y Peña? ¿Cuáles gobiernos estatales y empresas gubernamentales le ceden contratos?
    ¿Las fotos múltiples de Meade con el ultra corrupto ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, hoy en la cárcel, son ejemplo de ese tipo de negocios basados en tráfico de influencia, impunidad y corrupción?
    De entrada, hay anomalías legales: la empresa Kubre, S.A. de C.V., creada en abril de 1994 según el acta constitutiva que consta en la escritura pública, inscrita en el Registro Público de la Propiedad de la Ciudad de México, tiene como socios a Juana Cuevas Rodríguez, Pedro Meade Kuri Breña (sic), José Antonio Kuri Orvañanos y Santiago Kuri Breña Arbide, cada uno con 100 acciones, pero está vigente desde que se constituyó, hace 23 años, dos meses antes de que José Antonio Meade contrajera matrimonio con la accionista Cuevas Rodríguez.
    Si la esposa del precandidato presidencial priista ha recibido dividendos de esa empresa, o Meade mismo, no hay manera de saberlo; Meade Kuribreña mantiene en secreto los ingresos y los bienes de ella y de sus tres hijos, según sus declaraciones patrimoniales. Opaco, poco transparente y corrupto; la esencia del Meade precandidato del prian.
    Es tan evidente su corrupción que hasta el ex canciller Jorge G. Castañeda calificó a José Antonio Meade como “el candidato de la complicidad” de los gobiernos de Felipe Calderón y de Enrique Peña Nieto, “los regímenes más corruptos y sanguinarios” de la historia moderna de México.