• La Verdad del Sureste |
  • Viernes 23 de Febrero de 2018

Esther, 85 años, vive sólo de pan y café: Sedesol le da 580 pesos al mes, y se van en deuda de predial




Ciudad de México, 12 feb 2018.- Esther tiene 85 años de edad y está sola en la vida –ninguno de sus familiares vive–; su casa está intestada, derrumbándose y el apoyo que le brinda la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) lo utiliza para pagar la deuda del predial. Cuando tenía 30 años, un médico le amputó un seno por equivocación, y eso le cambió la vida.
    Siendo hija única, Doña Esther camina como miles de personas de la tercera edad en México: en medio de la soledad, la incertidumbre y la pobreza. Lleva viviendo sola 20 años desde que murió su padre, en 1999: él con 94 años de edad, ella con 64; después de eso, Esther quedó sola en el mundo.
    Berenice Ruiz, una ciudadana dedicada a labores altruistas, trajo a Doña Esther a Saltillo, pues las condiciones en que vivía en Torreón eran indignas: su casa está por caerse y aún tiene un adeudo de 14 mil pesos de predial.
    Antes de trasladarse a Saltillo, la madre de Berenice recibía en su casa –allá en Torreón– a Esther, con quien compartía alimentos y compañía.
    La mujer de 85 años vive en la más completa soledad y el dinero que recibe de la Sedesol –mil 160 pesos bimestrales– es destinado para el predial; hay días en los que sólo bebe café y come pan.
    Su casa, en la colonia Calzada 20 de Noviembre, en la ciudad de Torreón, está por caerse. Foto: Chistian Martínez, Vanguardia
    Cuando Esther tenía 30 años, un médico aseguró haberle detectado una “bolita” en el seno derecho, diagnosticándola con cáncer, por lo que se lo tuvieron que amputar. Después de un tiempo, los médicos se dieron cuenta de que le habían amputado el seno a la persona equivocada.
    “A ella se la hacía muy triste no tener un pecho. Dice que le duele la espalda”, contó Berenice. “Nunca se casó, pues la amputación del seno le afectó su autestima y consideró que jamás ‘conseguiría’ pareja para hacerlo”.
    Esther estudió para ejercer el secretariado, pero al final eligió atender la panadería de sus padres, negocio que dejó de funcionar conforme sus padres iban envejeciendo.
    A sus 64 años, ella trabajaba como mesera para solventar las necesidades de su padre.
CLAMAN AYUDA
Berenice es la mujer que, junto con Laura Cázares y Sandra Pineda, dieron difusión al caso de Don Ramón, el hombre de la tercera edad que velaba en soledad a su esposa en una capilla de Saltillo. Gracias a ello, decenas de ciudadanos respondieron al llamado de ayuda.
    Ahora, Berenice, Laura y Sandra piden apoyo a los ciudadanos y autoridades para atender el caso de Esther.
    Están preocupadas, pues temen que por desnutrición el estado de salud de Doña Esther se vea afectado. La mujer, con el paso del tiempo, ha perdido la totalidad de sus dientes, por lo que no puede comer cualquier alimento.

DRAMÁTICA REALIDAD
En el boletín titulado “Situación de las personas adultas mayores en México”, realizado por el Instituto Nacional de las Mujeres en México, señala que el 12 por ciento de las mujeres y 9.2 por ciento de los hombres adultos mayores viven en soledad en hogares unipersonales, lo cual puede significar que están en situación de vulnerabilidad ante cualquier emergencia o necesidad que no puedan satisfacer.
    El Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) ha hecho público que de los más de 12 millones de adultos mayores que viven en México, el 80 por ciento lo hace en condiciones de pobreza y abandono.
    Un 16 por ciento de los adultos mayores mexicanos sufre algún grado de abandono y maltrato, como golpes, ataques psicológicos, insultos o robo de sus bienes.

Doña Esther de 85 años, sobrevive con sólo 600 pesos que le hace llegar Sedesol cada dos meses, con esa cantidad también debe pagar un adeudo de 14 mil pesos del predial de su casa, que está al borde del colapso

Versión completa del documental "Esto soy" sobre la vida de Andrés Manuel López Obrador, producido por Verónica Velasco y Epigmenio Ibarra.

Portada y Contraportada

Perico verde