• La Verdad del Sureste |
  • Martes 17 de Octubre de 2017

Familiares de Almílcar Sala demandados por fraude

Misteriosa intervención para no detener a familiares del cerebro del desfalco


Alejandro Hernández



Seguramente usted ha escuchado sobre Amílcar Sala Villanueva. Fue “asesor financiero” de Andrés Granier y de acuerdo a múltiples testimonios periodísticos es el verdadero cerebro del saqueo, la triangulación y lavado de recursos por los que ahora purgan cárcel su compadre Granier Melo y José Sáiz Pineda.
    El nombre de Amílcar Sala, buscado por la Interpol desde mediados de 2013, volvió a ocupar los espacios informativos por un escándalo que involucra a su hermano Enrique Sala Villanueva y José Pedro Sala Espino, éste último sobrino del fallido ganadero.
    Como se sabe, Amílcar Sala es también buscado por la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), como el principal orquestador del mega súper saqueo perpetrado contra el presupuesto público de Tabasco, durante la administración de Granier Melo.
    De Almílcar Sala Villanueva, se tiene documentado la compra en sociedad de 2 mil 500 hectáreas de tierras ejidales en Umán, Yucatán; tierras rurales en municipio de Centro; además de blanquear dinero a través de siete financieras, entre ellas Unión de Crédito del Golfo S. A de C.V. y Patrimonium Kanasin; y operar fraudulentos fideicomisos en agravio del patrimonio de Tabasco.
     Ahora, le decía, Enrique Sala Villanueva y José Pedro Sala Espino (padre e hijo) son investigados por la Fiscalía General del Estado de Yucatán (FGEY) para que respondan por el delito de fraude, abuso de confianza y robo de vehículos, que de acuerdo a la carpeta de investigación número 3096/2016 vienen cometiendo desde el 2016 contra una empresa arrendadora de autos y a la cual le han causado daños mayores a los 4 millones de pesos.
    Les cuento que el año pasado, padre e hijo, se presentaron ante empresarios yucatecos como dirigentes del Partido Movimiento ciudadano (MC), con la intención de contratar la renta de 11 unidades motrices de recientes modelos y marcas diferentes, que a su vez serían rentados a políticos y funcionarios tabasqueños. Supongo que también del MC de Dante Delgado.
    Historia que no acaba ahí, ya que una vez firmado el arrendamiento y entregadas las unidades a los Sala Villanueva, éstos dejaron de realizar los pagos a que estaban obligados por la suscripción del contrato, y cínicamente usaban los vehículos para uso familiar pese a que no eran de su propiedad. De ahí la denuncia de robo de vehículo y abuso de confianza que presentó la empresa yucateca y que impide a los parientes sinvergüenzas pisar territorio yucateco, ya que los espera la cárcel.

UNA MANO MISTERIOSA

Continuando con la historia de los problema legales de la familia, el miércoles 4 de octubre, Enrique Sala Villanueva, intervino y logró con una llamada telefónica que agentes ministeriales de la Fiscalía General del Estado de Tabasco (FGET), dejaran en libertad a su nuera, esposa de José Pedro, la odontóloga Cristel Brown Salazar, detenida a las 13:15 horas, cuando circulaba en compañía de sus dos menores hijos por las calles de la ciudad de Villahermosa, en una de las camionetas, ya a estas alturas reportada como robada.
    Decisión que evidentemente contravino la solicitud de colaboración de la Fiscalía General del Estado de Yucatán (FGEY) para detener la unidad y a la persona que fuera manejando. Alguien tendrá que explicar porque se omitió este acto de ley. Sabido es que hay órdenes expresas de que si es localizado un automóvil reportado como robado, lo que procede es detener al conductor o a quien se ostente como propietario.
    La camioneta asegurada por los ministeriales tabasqueños es una GMC, Tipo Terraín, color metálico, modelo 2014, placas de circulación ZAR-72-65 del Estado de Yucatán, incluida en el paquete de los 11 vehículos rentados y retenidos por la familia Villanueva; que se suma a otra camioneta recuperada marca JEEP, tipo Gran Cherokee, Limited, modelo 2014, placas de circulación WTS-71-90 de Tabasco, propiedad de la misma empresa yucateca.
    Quizá el hilo conductor de las influencias lleve al hecho de que José Pedro Sala Espino, sobrino de Amílcar, sea actualmente dirigente del Partido Movimiento Ciudadano en Centro (Villahermosa). Seguramente este asunto llevará a la palanca misteriosa que dejó libres a quienes conducían la unidad sustraía ilegalmente, robada.


AMLO en entrevista con René Delgado. Reforma

Portada y Contraportada

EL “ROBO LUCIONARIO”