• La Verdad del Sureste |
  • Domingo 20 de Agosto de 2017

FREE LANCE

Reingeniería deportiva


JESUS PEREZ PEREZ



Cuando Alfredo Cervantes Castillo asumió la titularidad de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), propios y extraños aplaudieron la decisión de sanear la federaciones deportivas nacionales, pero luego realizó cambios en ciertas competencias que perjudicaron a deportistas y a entidades en desarrollo deportivo.
    Sexenio tras sexenio la sociedad deportiva mexicana se quejó de presuntos malos manejos de sus federativos, pero sus quejas se perdieron en el desierto de la corrupción, por ser parte de la misma o temor a enfrentarse a rivales con aliados incondicionales en todo el país agrupados en  apéndice de sus gremios.  
    Cervantes Castillo, con experiencia policiaca, se convirtió en la voz de la comunidad deportiva que en su momento demandaron justicia; al enjuiciar o exigir transparencia de los recursos públicos que cierto presidentes como de boxeo, luchas asociadas, atletismo, beisbol y tiro con arco, entre otras, recibieron.  
     Por esa parte, tuvo el apoyo de casi todo el deporte mexicano, pero vendría el proceso de la Olimpiada Nacional (ON) 2017 y aunque era costumbre que administraciones pasadas hicieran cambios de última hora, la presente no fue la excepción. Sin embargo, algunas modificaciones fueron drásticas en perjuicio de entidades débiles en lo deportivo.
    Cortaron de tajo el presupuesto para los deportes de conjuntos y ajedrez. Esto es que para las etapas Regional de la Olimpiada en estas disciplinas deportivas los gastos de transportación, alimentación y hospedaje, entre otros, los absorberían las entidades o deportista (mejor dicho padres de familia).
    El Instituto del Deporte de Tabasco, dentro de su recortado presupuesto, apoyó con transportación a los seleccionados; pero las asociaciones deportivas al confeccionar sus equipos desecharon a los mejores deportistas, en algunos casos hasta por venganza, por llevar aquellos cuyos padres garantizaban el cubrir todos los costos.  
    Si la idea es convertir la actividad deportiva para deportistas ricos, tendremos un deporte pobre. Es innegable que en todos los estratos sociales hay talento deportivo, pero es en la clase media para abajo que practican un deporte para sobresalir, el resto es por recreación, salvo contadas excepciones.
    En lo que resta de este gobierno difícilmente haya cambios sustanciales, porque se aproximan meses de campaña política,  así que será el gobierno nuevo, si le interesa el deporte, quien confeccione una reingeniería deportiva. El poder es el poder.