• La Verdad del Sureste |
  • Lunes 25 de Setiembre de 2017

FREE LANCE

Deslealtad deportiva


JESÚS PÉREZ PÉREZ



La frase lapidaria de José López Portillo. “… no pago para que me peguen”, define el trabajo del profesor de educación física e instructor de atletismo Rafael Madrigal Aguilar, quien labora para más de una institución local y entrena a deportista para que represente a otra entidad.
    El aludido forma parte de la plantilla de instructores del Instituto del Deporte de Tabasco (Indetab), para supuestamente preparar a competidores que representen la entidad, pero si su relación laboral con otros entes depende de los mismos alumnos  sería un fraude. Supuestamente la reforma educativa vendría a terminar con estas prácticas arcaicas.
    Luis José García Valdez  es un deportista con una discapacidad física, originario del edén, pero representa a otros colores y asegura que su instructor es Madrigal Aguilar,  lo que coloca en entredicho la lealtad del entrenador hacia que la paga su o sus salarios.
    Pero si tomamos en cuenta las horas que tiene un día y las horas laborales en  cada trabajo no ajustan, pero además  colaborar con otro estado sea uno o varios atletas es una felonía, cuando los tabasqueños demandan resultados deportivos.
    El atleta autodefinido “de talla mundial en cuanto a la modalidad paralímpico”, sin tener en su historial una competencia a ese nivel, tiene todo el derecho, como cualquier otro deportista, de representar los colores que  mejor le convenga, pero que el nuevo patrocinador lo apoye en todo.
    A través del  Instituto Tabasqueño de Transparencia y Acceso a la Información Pública (ITAIP), es viable saber a detalle como distribuye sus horas el mencionado profesor, para cumplir  su responsabilidad con cada dependencia a la cual le trabaja, pero que no empalme horarios y trabaje con diferentes pupilos.
    Diversos deportistas emigraron a otros horizontes, pero cumplieron con las normas del deporte organizado para personificar a otro lugar, sin que éstos representen una carga para el erario de Tabasco. Potencias deportivas como Nuevo León y Jalisco  tiene o tuvieron en sus filas a atletas locales, pero dichos estados los cobijaron en todo.
La lealtad es uno de los valores más preciados del ser humano y un tabasqueño es ejemplo a nivel nacional de esa condición, se trata de José María Pino Suárez. Por si fuera poco se supone que la actividad deportiva enseña valores, entones ¿por qué traicionarlos? El poder es el poder.
 


AMLO en entrevista con René Delgado. Reforma

Portada y Contraportada

Dílemas/ Pineda