• La Verdad del Sureste |
  • Miércoles 24 de Mayo de 2017

FREE LANCE | Cascarita con altruismo


JESÚS PÉREZ PÉREZ.



 

En estos tiempos que seudo evangelistas  comercian la religión al predicar en sitios públicos o autobuses a cambio de una limosna, el programa “De la calle a la cancha”, realmente es sin fines de lucro, porque no represente ningún costo para los competidores a diferencia de otros certámenes deportivos que todo tiene un precio para los deportistas.
La mayoría o todos lo que tienen o tuvieron contacto con un balón alguna vez jugaron una cascarita, este programa recapitula esa forma de hacer deporte, pero dirigido a hombres y mujeres en situación de vulnerabilidad, marginación social, recuperación del abuso de alcohol, uso de drogas o en situación de calle.
La competencia suma varias ediciones y en la del año pasado compitieron casi treinta mil jóvenes en la etapa nacional para obtener el campeón de ambas ramas y sirve de visoreo para formar la selección azteca que representa los colores patrios a nivel mundial. Dentro de la historia de este torneo la participaron tabasqueña suma alrededor de diez mil jugadores.
Heriberto Espejel Cuellar, entrenador nacional y representante de la Fundación Telmex Telcel, principal patrocinador de la competición, informó que actualmente los mexicanos son campeones mundiales en la rama varonil y femenil: También que las mujeres jugaron siete finales de campeonato ecuménico y ganaron cuatro mientras los hombres cuatro y dominaron un par. 
 Entre ayer y hoy se lleva a cabo en Cárdenas el VIII Torneo Estatal Tabasco 2017 de la especialidad,  con el apoyo de la citado Patronato, Street Soccer México, Indetab y la Fundación La Pelota Que Rebota; esta última presidida por el profesor Zaragoza Cruz Morales y al mismo tiempo Coordinador Estatal del Programa de la Calle a la Cancha.
Aquellos que lucran con el mal llamado deporte amateur (público), argumentan los cobros a los deportistas para que valoren lo que reciben; pero estos jugadoras y jugadores de la Calle a la Cancha, que todo lo reciben gratis ya consiguieron seis títulos y cinco sub campeonatos del mundo para las vitrinas de los mexicanos.
 Dentro y fuera de la entidad existen muchos jóvenes ansiosos de practicar un deporte, pero a veces ni para comprar un par de tenis tienen y este programa les ofrece esa oportunidad de hasta jugar sin zapatos. Únicamente habrá que cuidar que nadie lo desvirtué, porque actualmente hasta la fe y las bendiciones las comercializan. El poder es el poder.