• La Verdad del Sureste |
  • Martes 17 de Octubre de 2017

“UN FRENTE COMÚN”: MARTHA LILIA


EMMANUEL RUIZ SUBIAUR



El Gregueriano: “Una mujer es clave para el cambio de Tabasco”, dijo con fuerza y precisión el 18 de marzo de 2013 el Gobernador Núñez. “Ella me ha apoyado siempre, desde que éramos novios”, apuntaló después.
    El 15 de octubre cumple años la maestra de Educación Preescolar, Martha Lilia López Aguilera. La confluencia de los astros en su día de nacimiento la dignifica como Libra: símbolo del equilibrio y la armonía. Se representa como emblema en la balanza: lo justo y lo equilibrado al unísono. Y cual premonición, sus padres le llamaron Martha, nombre que proviene del hebrero (la maestra del hogar, la patrona de lo imposible y del hogar, que siempre tiene gran vocación de servicio).
    La sencillez, escribió Aristóteles, es símbolo de belleza humana. Martha Lilia, desde adolescente se distinguió por la naturalidad de su actuar (don que le acompaña hasta hoy). Con naturalidad se puede ser buena y eficaz negociadora; con veleidades y frivolidades, no.
    Antes de casarse con el político que hoy gobierna el Estado, eligió ser educadora: señal de sensibilidad (dar fuerza y empoderar a otros –en ese caso a los niños-).
    Ya como esposa del político, ella asumió el control sobre el hogar y los hijos: los trabajos del esposo, en la política y como gobernante, han sido sin tregua ni horarios –más no sin su presencia animadora y unificadora en la familia- (reconoce Martha Lilia de Núñez).
    Es madre y esposa, es el equilibrio. La señora Martha Lilia ha definido y resumido que: el éxito de una familia se basa en la “autoridad” y la “disciplina”. “Hacíamos un frente común, pero si no hubiese tenido a Arturo, no lo hubiera logrado”, dijo respecto al tema de la grande importancia que tiene una familia integrada y consolidada.
    Y Martha Lilia López de Núñez es una mujer política, por naturaleza: política. No en vano, por casi 4 décadas, ha compartido su vida en sólida unión con un político. A diferencia de otros tabasqueños. Y a diferencia de otros políticos; para desgracia de muchos que quieren hacer política, no han logrado consolidar una familia y arrastran un historial de fracasos en el rubro familiar.
    Tabasqueños y mexicanos, tenemos como clave de moralidad, de ética y valor, a la familia integrada; opinamos, y lo hacemos bien cuando asumimos que, mal político será aquel quien ha fracasado en su matrimonio: si no pudo consolidar una familia, menos podrá hacer un buen gobierno.
    Los tabasqueños no podemos decir que un político es congruente –y éste no puede exigir congruencia- si, debiendo seguir el ejemplo del Titular del Ejecutivo y su esposa respecto a mantener una familia consolidada e integrada, no lo sigue.
    Ese inmarcesible detalle, fue uno de los que nos impulsó a ir, en 2012, a votar por Núñez; al emitir nuestro voto por él, lo hacíamos por su esposa y por su familia: Fue un binomio lo que elegimos. Parafraseando los términos de Martha Lilia: votamos porque ellos hacían “UN FRENTE COMÚN”. Por suerte para Tabasco: lo siguen siendo.
    Desde aquel 18 de marzo (día en que se festeja el Día Internacional de la Mujer), el Gobernador Núñez enfatizó que su esposa le acompañaría, de cerca, durante los 6 años que duraría su administración.
    Más nunca ha vivido en la sombra o detrás de la imagen del político. La señora Martha Lilia es mujer que diariamente está visible en la agenda de Tabasco y de los medios de comunicación del Estado. Mal haría de no ser así en estos tiempos: el empoderamiento de las mujeres es irreversible; las necesidades y circunstancias del país así lo exigen.
    Otra virtud de la señora Martha Lilia es su poder de convencimiento. Convencer y ductilidad negociadora. Martha Lilia aprendió a negociar en cosas importantes. Y continúa perfeccionando esa habilidad de negociación. Su poder de convocatoria, de convencimiento, y de negociación ha servido para fortalecer la investidura de quien gobierna Tabasco; más allá, sin Martha Lilia la carrera política de Núñez no sería la misma.
    La señora Martha Lilia es una mujer con carácter. Es esposa; y mujer que también manda; y su esposo defiende (porque está orgulloso de) lo que ella hace por los tabasqueños y por Tabasco.
    Ejemplo de carácter fue aquel 1999, cuando Núñez quiso ser candidato del PRI al gobernador del Estado y ese partido lo puso a un lado: si no hubiese estado Martha Lilia a su lado, fortaleciéndole, apoyándole, entendiendo que no había derrota sino un área de oportunidad, hoy estaríamos narrando diferente historia.
    “Una mujer es clave para el cambio de Tabasco”, dijo Núñez; el día 15, cumple años.
  


AMLO en entrevista con René Delgado. Reforma

Portada y Contraportada

EL “ROBO LUCIONARIO”