• La Verdad del Sureste |
  • Viernes 28 de Julio de 2017

Un Gobierno de izquierda asediado

*Conspiran contra el cambio quienes echaron a perder el estado


J.A. Vázquez



 
Contra la opinión de sus detractores –sobre todo los priistas que echaron a perder el estado durante casi un siglo y salvo excepciones-, el actual Gobierno de Tabasco está empeñado en capitalizar objetivamente las aspiraciones ciudadanas de alcanzar mejores formas de vida como parte de la irrenunciable evolución y el progreso. Algo que los tabasqueños merecemos y debemos conseguir.
    En su conjunto el Poder Judicial empuja para consolidar el Nuevo Sistema de Justicia Penal; el Poder Legislativo, trabaja en mejorar su imagen severamente cuestionada, ya no por sus actuales resultados, sino por sus históricas limitaciones en la creación y actualización de las leyes.
    Además de buscar que las dependencias del Poder Ejecutivo desarrollen sus programas y proyectos, lo cual se dificulta, ante el asedio político de una oposición (antes gobierno) que busca boicotearlo y usa la inseguridad como lamentable bandera de guerra. 
    Motivos por el cual las políticas de justicia, seguridad, equidad, progreso y prosperidad, planificación y desarrollo, entre otros tantos conceptos y políticas públicas, no han encontrado facilidades en su aplicación como actividades de gobierno, a consecuencia de la enorme cantidad de intereses contrarios creados por grupos políticos que se han visto desplazados de la administración estatal, o  bien que pretenden posesionarse electoralmente.         
    El gobernador Arturo Núñez, vive el asedio político desde adentro y desde el poder presidencial. Incluso, alimentado por adversarios de su mismo partido PRD, y operado por todo tipo de funcionaros y representantes populares, que pese a darles oportunidad de servir desde un cargo público, sirven a intereses ajenos a su gobierno. En este contexto se suman los intereses electorales de MORENA, que a medida que se acerquen las elecciones arreciarán a manera de críticas y desafíos.     Citamos a militantes tricolores colocados en mandos medios, como jefes de departamentos, directores o subdirectores y trabajadores sindicalizados de diferentes instituciones, diputados perredistas, dirigentes de MORENA, etc. Asedio que no se detiene desde que asumió la titularidad del Ejecutivo y que lo obligan a remar contracorriente. Aun recordamos el boicot a la Secretaría de Salud, las manifestaciones creadas en Seguridad Pública y Secretaría de Gobierno en tiempos de Ojeda Zubieta, a Protección Civil Municipal, con el manejo de los cárcamos, sin olvidar la caída del profesor Rodolfo Lara Laguna, impulsada por presiones del gobierno federal.  
    Ahora por intereses tricolores, fue colocado como delegado de la SAGARPA Francisco Herrera León,  a quien los productores tendrán que vigilarle las manos, para cuidar el destino de los recursos, toda vez que desde esa delegación buscará desviar recursos para campañas políticas, o tal vez, armar escándalos contra el gobernador. Demasiados desafíos requieren de una conducción serena y eficaz. Pero hay que exigirle más a los subalternos; no se vale que nade de a muertito.