• La Verdad del Sureste |
  • Viernes 23 de Febrero de 2018

HAMBRE DE PODER


EDGAR MARTINEZ BRICEÑO



Villahermosa, Tabasco, a 12 de febrero de 2018. El objeto de un partido político es hacerse del poder. Está en su naturaleza. Para eso se crea y para eso actúa. Para eso vive. Es socialmente reconocido, aceptado y alentado; de otro modo no habría ni militancia, ni participación ciudadana. No habría entonces políticos, ni política. Si un partido político no quisiera el poder sería una Asociación Civil en caso de no tener fines de lucro, o una empresa en caso de si tenerlos. Es natural entonces, que si los partidos políticos buscan el poder, los hombres y mujeres que los dirigen, también lo busquen. De otro modo ¿Cómo van a obtener sus institutos el poder, si quien los representa no tiene poder, ni fuerza, ni representación? ¿Cómo van a tomar decisiones? ¿Cómo van a implementar sus políticas? Entonces, no es extraño que la búsqueda por el poder motive la actuación de políticos. Pero, ¿Es la búsqueda de poder, lo mismo que “hambre de poder”?:
    Por tercera ocasión Andrés Manuel López Obrador busca la presidencia de la República. ¿Hambre de poder?
    En 2012, Felipe Calderón pactó con el PRI y Elba Esther Gordillo, y se robó la elección presidencial. ¿Hambre de poder?
    Ricardo Anaya incurrió en prácticas antidemocráticas y eliminó toda competencia al interior de su partido, defenestrando a Margarita Zavala y ganándose la desaprobación y descrédito de correligionarios. Dejó al PAN más dividido que nunca  para hacerse candidato presidencial. ¿Hambre de poder?
    Margarita Zavala fue diputada local, diputada federal y en última instancia primera dama, probando las mieles presidenciales. Su deseo de volver a Los Pinos fue más fuerte que su militancia Panista. ¿Hambre de poder?
    José Antonio Meade aceptó representar, justificar, y defender la corrupción, las malas prácticas y el pandillerismo del PRI. Hoy, miente y ataca a todo aquel que se atreva a hablar contra ese instituto político o contra la forma en que este desvía recursos. ¿Hambre de poder?  
    La lista podría prolongarse al describir gubernaturas, senadurías, diputaciones federales, diputaciones locales, presidencias municipales, regidurías, delegaciones, etc.
    La búsqueda por el poder en la política no debe estar peleado con las buenas prácticas, y aunque muchos partidos prefieren incurrir en ilegalidades electorales, que procurar perfiles honorables y buen desempeño del cargo público para hacerse elegibles, es tarea del ciudadano observar y analizar la forma en que los actores políticos se hacen del poder, solo así podremos darnos una idea de que tan cercanas están sus intenciones de la legalidad, la verdad y la justicia social, o si únicamente tienen hambre de poder.
Twitter: @MartinezBriceno

 

 


Versión completa del documental "Esto soy" sobre la vida de Andrés Manuel López Obrador, producido por Verónica Velasco y Epigmenio Ibarra.

Portada y Contraportada

Perico verde