• La Verdad del Sureste |
  • Miércoles 13 de Diciembre de 2017

Kumamoto, activistas: Inmoral que políticos gasten Millones mientras México sufre



Ciudad de México, 22 de septiembre .- El reclamo ciudadano de quitarle dinero a los partidos y a la clase política para reasignarlo a la reconstrucción de las zonas afectadas por sismos y huracanes en el país, debe discutirse una vez se concluyan los trabajos de rescate de las personas atrapadas entre los escombros de los edificios colapsados tras el terremoto de 7.1 grados en escala de Richter del 19 de septiembre pasado, pues los gastos exorbitantes que genera ese pequeñísimo sector no es congruente con la pobreza y desigualdad que vive México, coincidieron defensores de derechos humanos y de la salud.
    “Los diputados están entre los 10 mejores pagados del mundo. No estamos entre las primeras economías, no hay correspondencia de nuestros ingresos con lo que gastamos. Cualquier ama de casa nos diría: ‘Perdón pero no hay correspondencia con lo que gastamos y con lo que entra’”, argumentó el abogado y defensor de derechos humanos Jesús Robles Maloof.
    El Instituto Nacional Electoral (INE) aprobó el mayor monto de la historia para los partidos y candidatos independientes: una bolsa de 6 mil 778 millones de pesos.
    Recursos asignados a las fuerzas políticas de un país con más de 53 millones de mexicanos en pobreza, de acuerdo con  el último estudio del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).
    Robles Maloof sostuvo que es imposible pensar en abandonar el esquema de financiamiento público a los partidos para transitar a uno privado, pues eso permitiría al crimen organizado entrar a las campañas políticas y favorecía la opacidad, sin embargo se les puede reducir en 80 por ciento el presupuesto en épocas no electorales, debido a que la mitad del gasto es injustificado.
    “Hay que defender el financiamiento público como un tema de mantener a los partidos sujetos a la rendición de cuentas y lejos de la influencia del financiamiento privado; lo que nos preocuparía en este debate es que se transitara a un modelo de financiamiento privado que le diera entrada a una mayor financiamiento del crimen organizado, corrupción e intereses privados. Hay que decir que el gasto de los partidos en México es de los más altos del mundo: estamos entre los primeros cinco lugares donde más dinero gastan, esto no tiene ninguna justificación en un país con tanta desigualdad, donde las tragedias azotan. Esto tiene que acabar”,  planteó el también integrante de New Media Advocacy y Propuesta Cívica, así como del colectivo de activistas digitales ContingenteMX.
    Miles de ciudadanos en redes sociales exigen que el dinero que se le asignó a los partidos para los comicios de 2018 se redireccione para reconstruir los estados afectados por el sismo de 7.1 grados en la escala de Richter del martes 19 de septiembre, y también del de 8.2 grados que impactó a Oaxaca y Chiapas, el pasado 7 de septiembre.
    “No necesito campañas, necesito solidaridad. #PartidosDenSuDinero”, “#EsSuDeber, están obligados a ver por el bien de la gente, con dinero de la gente, y hoy se ocupa ese dinero”,
    “Tenemos que unirnos para exigir que los partidos no reciban ningún dinero para campañas. No queremos ver espectaculares ni volantes promocionales en V ni radio. El dinero queremos que se utilice para México, para la reconstrucción”, han exigido los ciudadanos a través de la plataforma de Twitter.
    Existe también una campaña a través de Change.org –que hasta la tarde de este jueves llevaba más de un millón 600 mil firmas–para que los recursos de los partidos sean reasignados para atender a los damnificados del sismo del martes.
    El pasado 14 de septiembre, Andrés Manuel López Obrador, presidente nacional de Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y quien será el candidato de ese instituto político a la Presidencia de la República en los comicios del próximo año, anunció desde su cuenta de Twitter que propondría a los dirigentes de su partido donar el 20 por ciento del gasto de la campaña para los damnificados de Chiapas, Oaxaca y Tabasco.
    Y tras el sismo del pasado martes, AMLO publicó en su cuenta de Facebook que Morena apoyará con recursos a los afectados por el terremoto que afectó a la Ciudad de México, Morelos, Puebla y Guerrero.
    “Estamos consternados por la pérdida de vidas y los graves daños de este nuevo sismo. Nuestro más profundo pésame a familiares y amigos de las víctimas. Haremos todo lo que humanamente podamos hacer para ayudar. MORENA destinará recursos para atender esta emergencia nacional. Ya están brindando apoyo militantes, dirigentes y autoridades surgidas de nuestro movimiento. Vamos todos en pos de los demás”, publicó el 19 de septiembre por la tarde.
    El 21 de septiembre, a las 14:09 horas, Enrique Ochoa Reza, dirigente nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI), anunció desde su cuenta de Twitter que estaba en contacto con el Instituto Nacional Electoral y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para evaluar la forma en la que el tricolor podría donar los recursos de campañas en favor de los afectados por los sismos. Además, el priista invitó a otros partidos políticos a sumarse a esa iniciativa.
    Ese mismo día, a las 16:19 horas, y después de una ola de críticas de usuarios de las redes sociales, Ochoa Reza publicó en esa misma cuenta un boletín donde el PRI renunciaba al 25 por ciento del gasto otorgado por el INE para la campaña electoral de 2018.
    “El @PRI_Nacional renuncia a $258 millones otorgados por @INEMexico, equivalente al 25% del financiamiento anual, en apoyo a damnificados”, escribió en un primer tuit.
    “Exigimos que los $258 millones se destinen a la reconstrucción y en apoyo a los damnificados por los sismos, de forma legal y transparente”, continuó, y remató con el siguiente mensaje: “En el @PRI_Nacional renunciamos de manera inmediata al 25% del financiamiento anual sin simulaciones, ni oportunismo político. #FuerzaMéxico”.

EL GASTO ES INMORAL

Pedro Kumamoto Aguilar, Diputado independiente del Congreso de Jalisco, dijo que una vez concluida la labor de rescate de personas atrapadas, él y su equipo plantearán la necesidad de que los partidos políticos redireccionen recursos de las campañas a la reconstrucción de las zonas afectadas por el terremoto.
    “Sería definitivamente un acto inmoral y en contra del mismo país el no reconocer el estado de emergencia que viven Oaxaca, Chiapas, Morelos, Puebla, Guerrero y la Ciudad de México”, dijo Kumamoto Aguilar.
    El legislador independiente, que ganó la curul con una campaña electoral austera, precisó que analiza las rutas y vías jurídicas para que “sin pretextos” los partidos entreguen los recursos.
    “Definitivamente los partidos pueden hacerlo, si lo desean. Claro que se puede hacer, sólo por respeto  a lo que está sucediendo en el país tenemos que enfocarnos en estos días, quizás no más del fin de semana, pero sí seguir volcándonos a ayudar, recuperar, rescatar, reconstruir y posterior tenemos un debate muy grande en todo el país sobre qué vamos hacer con los partidos políticos”, dijo.
    Miles de capitalinos, en particular los jóvenes de la Ciudad de México, han tomado en sus manos los trabajos de rescate de personas sepultadas tras el sismo del pasado martes. Los ciudadanos se preguntan: ¿dónde están en estos momentos los políticos? Foto: Rebecca Blackwell, AP

AÚN PUEDE CAMBIAR PRESUPUESTO 2018

El martes 19 de septiembre por la mañana, horas antes del terremoto que sacudió a la Ciudad de México y los estados de Puebla, Estado de México y Morelos, las organizaciones que conforman la Red de Acceso que impulsan la Iniciativa de Ley #CurarAMéxico llamaron a la Cámara de Diputados a reasignar el presupuesto de otras dependencias federales al Sector Salud en el Proyecto de Presupuesto de Egresos 2018, pues se contempla apenas un incremento de 117 millones de pesos respecto a 2017.
    Mientras, acusaron, a la Cámara de Senadores se le asignaron 363 millones más y a la Cámara de Diputados, 610 millones extras respecto a lo asignado para este año.
    Las organizaciones plantearon que el Sector Salud no cuenta con los suficientes medicamentos y equipo para satisfacer la demanda de la población. No hay vacunas para cubrir las necesidades de los niños, y si las citas médicas se retrasan  es por la falta de dinero para la salud de los mexicanos, dijeron.
    Unas horas después, la realidad cayó junto con los edificios que se derrumbaron con el terremoto: los voluntarios, desde que se iniciaron los trabajos de rescate, no han dejado de solicitar a la población desde paracetamol, gasas, alcohol hasta vacunas antitetánicas.
    
El defensor de los derechos humanos detalló que los partidos políticos gastan mucho en viajes, oficinas y sueldos injustificados y elevados. Los dirigentes de los partidos viajan a diversos países con cargo al erario.

    “Deben existir controles muy estrictos del gasto. Que los presidentes de los partidos viajen en autobús en las zonas del centro del país, que hagan viajes en clase económica a estados del norte y sur. Ahorita es pagar viajes al extranjero y no tienen control. Que el catálogo de cosas que puedan hacer sea limitado”, dijo.

Jesús Robles consideró que en los trabajos de rescate del sismo del martes el Gobierno quedó rebasado por el esfuerzo de la sociedad civil, incluyendo algunos empresarios que metieron su maquinaria.

“Es bueno que exista esto, pero la respuesta de infraestructura debió ponerla el Gobierno: maquinaria, medicamentos. Es un buen debate y hay que darlo ya. Tomar la decisión de transformar nuestro sistema de financiamiento ante este contexto; de otra manera van a caer en el descrédito y en la total disociación de la realidad”, planteó.

Miles de capitalinos, en particular los jóvenes de la Ciudad de México, han tomado en sus manos los trabajos de rescate de personas sepultadas tras el sismo del pasado martes. Los ciudadanos se preguntan: ¿dónde están en estos momentos los políticos?