• La Verdad del Sureste |
  • Sábado 18 de Noviembre de 2017

Libra lavado en EU ligada a Granier



Ciudad de México., 16 de octubre del 2017.- Un jurado federal en Corpus Christi, Texas, absolvió del delito de lavado de dinero a Silvia Pérez Ceballos, esposa del ex tesorero estatal de Tabasco durante el Gobierno de Andrés Granier.
    A cambio, la acusada, presa desde mayo pasado, fue declarada culpable del delito de conspiración para fraude bancario, luego de un juicio que duró nueve días, y en el cual la Fiscalía no logró convencer a los jurados de la participación de Pérez para lavar unos 50 millones de dólares presuntamente desviados del erario estatal de 2006 a 2012.
    El veredicto fue comunicado el viernes pasado por el jurado, que deliberó sólo unas horas, y la jueza Nelva Gonzáles citará en los próximos días a una audiencia donde fijará la condena.
    Pérez Ceballos es coacusada de su esposo, José Manuel Sáiz Pineda, quien está preso en México, y del empresario Martín Medina Sonda, también encarcelado.
    La pena máxima por fraude bancario es de 30 años de cárcel, pero es altamente improbable que Pérez Ceballos reciba una condena elevada, pues no tiene antecedentes penales.
    Para haber sido acusada de lavado de dinero, Pérez Ceballos hubiera tenido que conocer el origen ilícito de los fondos utilizados en Estados Unidos para abrir, al menos, 37 cuentas bancarias y adquirir siete propiedades de lujo en Miami, Nueva York, Los Ángeles y Houston, valuadas en cerca de 40 millones de dólares.
    Estos bienes podrían ser decomisados por el Gobierno estadounidense, gracias al veredicto de culpa por fraude bancario.
    Uno de los testigos de la Fiscalía para sostener el lavado de dinero fue Luz del Alba Pardo Cruz, la actual Fiscal Especializada en Combate a la Corrupción de Tabasco, quien como agente del Ministerio Público integró buena parte de las averiguaciones estatales contra funcionarios de la Administración de Granier.
    La defensa de Pérez Ceballos atacó la credibilidad de Pardo Cruz con base en señalamientos en México por supuestas violaciones a derechos humanos.
    También destacó el cambio de postura de la Fiscalía sobre el origen del dinero enviado a Estados Unidos, ya que primero lo planteó como totalmente ilegal, pero al final argumentó que una mezcla de dinero de origen legal e ilegal sería suficiente para condenar.
    “Ninguna de las partes introdujo evidencia alguna de que hubo una mezcla de fondos”, sostuvo la defensa, que nunca aceptó que Pérez Ceballos se hubiera beneficiado con dinero del erario.
    El delito por el que la acusada sí fue declarada culpable es fraude por engaño a bancos como JP Morgan Chase y UBS, donde Pérez Ceballos manejó alrededor de 2 millones de dólares que en octubre de 2013 transferidos a Bermudas.
    Cuando abrió esa cuenta, Pérez Ceballos declaró un patrimonio de 5.5 millones de dólares: un millón de dólares en fondos de inversión, 960 mil dólares en bonos, 240 mil dólares en acciones, 1.2 millones en bienes raíces y otros, 200 mil dólares disponibles en efectivo, más los 1.9 millones que se enviaron a Bermudas