• La Verdad del Sureste |
  • Martes 22 de Agosto de 2017

LINCOLN Y LOS EJÉRCITOS DESOCUPADOS


EMMANUEL RUIZ SUBIAUR



El Gregueriano: Decía Lucio Annaus Seneca: “¿Qué importa saber lo que es una línea recta si no se sabe lo que es la rectitud?, frase a tono con el Sistema Anticorrupción.
    George Brinton McClellan fue uno de los Generales que, durante la Guerra Civil estadounidense, ocuparon el cargo de General en Jefe de los ejércitos de los EU (los otros fueron Winfield Scott, Henry Halleck y Ulysses S. Grant). El presidente Lincoln nombró a McClellan, Mayor General en el ejército de la Unión, sólo bajo el General Winfield Scott.
    McClellan era lento en sus planes, excesivamente cauteloso, carecía de la audacia y decisión necesarias. Sus operaciones militares, sólo fueron una serie de fracasos y oportunidades desperdiciadas. Lincoln lo destituyó una primera vez; poco después, las circunstancias obligaron a Lincoln a volverlo a designar General en Jefe.
    Avanzada la Guerra Civil y estando en circunstancia de ganar una de las batallas decisivas, McClellan no movía ni mandaba a la batalla al ejército. Lincoln, sopesando tal circunstancia, se acercó al frente de batalla para decirle a McClellan: General McClellan, dado que tiene usted a un excelente y numeroso ejército desocupado, ¿le molestaría si lo tomo prestado? ¡Y Lincoln ganó la batalla que sería determinante para el General Lee se rindiera ante el General Grant y se acabara la Guerra Civil¡
    Tiempo y circunstancia: no desperdiciar las oportunidades. Esa es la lección de este pasaje de la historia. ¿A cuántos de su gabinete (y del gabinete ampliado) el Gobernador Núñez Jiménez no debe ahora decirles lo que Lincoln le dijo a McClellan? Y ¿A cuántos ya se lo dijo y ha removido -como Lincoln removió en 2 ocasiones al General que tenía a un ejército desocupado-?
    ¡Cuántos otros quisiéramos tener a nuestro mando un ejército para usarlo; para ganar batallas (aunque no fuesen las decisivas pero siempre importantes de ganarse)! ¡Cuántos no estamos en los planes de Lincoln para ser designados Generales en Jefe mientras otros están al mando de ejércitos que mantienen desocupados y sin mandar a la batalla!
    La actividad política es todo riesgo, oportunidad y cambio; todo cambio implica una crisis. Pero toda crisis es una oportunidad. Crisis: es una coyuntura de cambios en cualquier aspecto de una realidad organizada pero inestable, sujeta a evolución.
    Los cambios críticos implican siempre algún grado de incertidumbre en cuanto a su reversibilidad o grado de profundidad. Si los cambios son profundos, súbitos y violentos y, si sobre todo, tienen consecuencias trascendentales y duraderas, van más allá de una crisis y se pueden denominar o llamar, revolución. Los cambios operados con el Sistema Anticorrupción, han puesto en crisis al aparato de administración gubernamental y pueden convertirse en una revolución.
    Solo hay que esperar si el General actuará en la “guerra civil de la política” como McClellan o como Lincoln.