• La Verdad del Sureste |
  • Jueves 18 de Enero de 2018

LLEGÓ EL FARSANTE, SE FUE EL FARSANTE


EMMANUEL RUIZ SUBIAUR



El Gregueriano: Es un farsante; visitó Tabasco rodeado de farsantes. El farsante se fue de Tabasco dejando acá pléyade de farsantes. Ellos votaron por la “reforma” energética; ahora, apoyan a su nuevo amo incluso para atentar contra el futuro del Estado; PAN y PRD no quieren una refinería en Tabasco.
    Cierta la afirmación del Senador Javier Lozano Alarcón –reaccionario de la derecha del PAN-, acerca de Ricardo CAnaya –a la vez que abandonaba las filas de ese descolorido partido que tanto daño le ha hecho al país-: CAnaya es “un joven dictador”. Pero a CAnaya no le alcanza ni para emular a López de Santana o a Porfirio Díaz, -esos sí, dictadores de sepa-. Sí, parece un Huerta de pacotilla.
    Cierto es, que Javier Lozano Alarcón es un asco –como casi todo lo que hay en PAN-. Bástenos recordar aquella amenaza que éste sujeto emitió siendo Secretario de Trabajo contra el mexicano chino Zhenli Ye Gon para exigirle la entrega de 325 millones de dólares para la campaña de FeCal en 2005-2006: “Coopelas o cuellos”. Lozano amenazó al chinito. Dinero que terminó en manos de FeCal y la Zavala. Los 325 millones de dólares fueron entregados por el chinito y amontonados en una casa en Las Lomas de Chapultepec; provinieron del narcotráfico: Lozano y FeCal le cobraban al chinito el “derecho de piso” para que operara libremente en la venta de narcóticos con el permiso de Lozano y FeCal (luego sólo se encontraron e incautaron 205 millones de dólares de los 325 entregados). Ese es el tipo de gobierno de panistas y sus socios los priistas-. Eso está probado y ese es el modus operandi de los panistas –llámense FeCal, Vicente Fox, Martha Sahagún, Ricky CAnaya o Margarita Zavala-.
    Con ese tipo de delincuentes es que los dirigentes del PRD hoy se aliaron y se pusieron de tapate; es más, fueron a suplicarles “hágannos suyos”, “poséannos”. Farsantes sumados a un farsante.
    Ricky CAnaya, es un farsante; vino a Tabasco como farsante y se fue como farsante. El mismo Lozano dijo el día de la visita del farsantillo a Villahermosa: con CAnaya “el PAN ha perdido rumbo e identidad y hoy presenciamos una auténtica farsa, una simulación”. Olvidemos si este precandidato es un “aprendiz de mafioso” o un mafiosillo de marras. La realidad inocultable es que, se presentó siempre como miembro de la derecha y criticó diariamente -y hasta en sus sueños- los actos y las propuestas de los dirigentes de los partidos de izquierda, y ahora resulta que, camina por Villahermosa, lamiéndole los genitales a sus odiados opositores de izquierda –hoy sus súbditos y aliados-. Es un farsante.
    ¿Y qué decir de la bola de farsantes que le acompañaron en Villahermosa? Los herederos modernos de Juan Nepomuceno Almonte –Los Nepomucenitos- del PRD. ¡Los de “la izquierda” sirviéndole de tapete y de papel sanitario a la derecha! Peor que el hijo del insurgente José María Morelos y Pavón (quien dio su vida por la independencia), y su hijo, Juan Nepomuceno Almonte, fue quien encabezó a los conservadores para ir a Europa a pedir al “rubio Maximiliano” que viniera a reinaugurar el Segundo Imperio en México. Bien dijo Lozano –aquel de la amenaza “Coopelas o cuello”-: “… estamos ante la imposición de un joven dictador, imitando las peores prácticas que tanto criticamos en otros partidos”.
    El Senador Lozano le rompe su crisma al farsante de CAnaya: “Anaya abusó de las dirigencias estatales condicionándoles su presupuesto y permanencia, ofreció candidaturas y al mismo tiempo amagó con expulsarnos a los que no estuviéramos con él”; para Lozano, CAnaya es -y quienes lo acompañan en su farsa también-: improvisado, demagogo, tramposo, corrupto, populista, traidor e inexpertos. Sólo faltó le dijera: asqueroso homosexual.
    En 2013 y 2014, CAnaya defendía en sus discursos a la “reforma” energética del neoliberalismo de Peña. Sólo otro orate, Meado, fue tan perversamente necio en la defensa de la “reforma” energética. Prácticamente decía este farsante de CAnaya, a gritos y repetidamente, que era la panacea salvadora, que los precios de los combustibles no volverían a subir; es más, que iban a bajar y que las riquezas se acumularían en los bolsillos de los mexicanos gracias a la “reforma” energética que él promovía junto con Meado y Peña. CANAYA es un farsante; hoy habla pestes de la “reforma” energética. Ya CAnaya dañó a todos: busca dañar más a Tabasco al venir a oponerse a la instalación de una refinería en Dos Bocas.
    ¿Recuerda usted los nombres de los Diputados Federales y Senadores por Tabasco que votaron a favor de la “reforma” energética y apoyaron El Pacto por México (real Pacto Contra México)? Pues esos mismos son los que hoy, como bola de farsantes, acompañaron en su visita a este farsante.


Versión completa del documental "Esto soy" sobre la vida de Andrés Manuel López Obrador, producido por Verónica Velasco y Epigmenio Ibarra.

Portada y Contraportada

Pineda