• La Verdad del Sureste |
  • Martes 12 de Diciembre de 2017

México SA

Economía: desaceleración n Tendencia al estancamiento n EPN: asignaturas pendientes


Carlos Fernández-Vega



Como secretario de Hacienda el sonriente José Antonio Meade defendió su tesis de que la economía mexicana “marcha razonablemente bien” y que, por lo mismo, en 2017 “crecerá más de lo que se esperaba”. Eso decía seis meses atrás, pero, salvo en el circuito oficial, nadie compartió la alegre lectura del ahora destapado con disfraz tricolor.

De hecho, a estas alturas la tendencia económica del país es a la baja (es decir, “marcha razonablemente mal”) y, por lo mismo, el “crecimiento” –por llamarle así– no resultará mayor al originalmente estimado por el gobierno peñanietista, el cual, de acuerdo con los Criterios Generales de Política Económica, sería de entre 2 y 3 por ciento, de tal suerte que sería un milagro si logra registrar la cota más baja de dicho pronóstico.

En vía de mientras, el Centro de Investigación en Economía y Negocios (Cien) del Instituto Tecnológico de Monterrey, campus estado de México, advierte que “a lo largo de los últimos tres años el ritmo de crecimiento de la economía de nuestro país ha venido disminuyendo. Factores externos han impactado de manera importante en su desempeño, pero también la falta de solución a las problemáticas internas han impedido lograr alcanzar niveles de crecimiento más elevados”. De su análisis semanal se toman los siguientes pasajes.

Considerando los tres primeros trimestres, durante 2015 la economía mexicana alcanzó una variación anual de 3.5 por ciento; en 2016 ésta fue de 2.8 por ciento; y en el año en curso ascendió a 2.2 por ciento. Sin duda, la desaceleración que ha sufrido la actividad industrial nacional ha incidido significativamente en los resultados decrecientes del producto interno bruto (PIB).

En el tercer trimestre de 2017 las actividades secundarias registraron una disminución anualizada de 0.7 por ciento medida con cifras originales. Lo anterior obedece a que solamente las manufacturas presentaron cifras positivas (3.2 por ciento), mientras que la generación de energía eléctrica y suministro de agua (-0.6) y la construcción (-1.4) reportaron resultados desfavorables. Adicionalmente, la minería continúa en franco descenso ya que, de manera similar a lo ocurrido en el periodo enero-marzo del presente año, de julio a septiembre volvió a registrar una caída de doble dígito (-10.7 por ciento) e incluso su recuperación no se vislumbra factible al menos en el corto plazo.

El escenario anterior ha sido prácticamente una constante a lo largo de los tres primeros trimestres de 2017 ya que, en términos acumulados, las actividades secundarias registraron una disminución anualizada de 0.5 por ciento, en donde la minería (-10.1), la construcción (-1.2) y la generación de energía eléctrica y suministro de agua (-0.3) se ubicaron en terreno negativo, a diferencia de las manufacturas (3.4) que registraron su desempeño más alto de los últimos tres años.

Uno de los factores que explica la evolución favorable de las manufacturas ha sido el crecimiento de las exportaciones. De enero a octubre del presente año las exportaciones totales de nuestro país registraron un incremento anual de 9.7 por ciento. Específicamente, las ventas al extranjero de bienes manufactureros crecieron 8.9 por ciento en el período, las cuales son encabezadas por el desempeño del sector automotriz que acumula un crecimiento de 12.1.

Sin embargo, es de esperar que el ritmo de crecimiento de las actividades secundarias no presente una mejora significativa en los próximos meses ya que aun cuando se estima un desempeño favorable del sector de la construcción en torno a las labores de rehabilitación por las consecuencias de los sismos de septiembre pasado, éstas serán insuficientes para compensar el menor dinamismo del resto de las actividades secundarias, incluyendo a las manufacturas. Esto debido a que los ciclos de todos los componentes del sector secundario presentan una trayectoria descendente que se localiza por debajo del potencial.

Por otro lado, las actividades terciarias fueron las de mayor crecimiento durante los primeros tres trimestres de 2017 (3.2 por ciento), aunque para dicho período su desempeño ha sido el más bajo en comparación con los resultados obtenidos de los últimos tres años (4.5 por ciento en 2015 y 3.7 en 2016).

Con excepción de los servicios educativos (-0.1 por ciento), todos los componentes del sector terciario acumularon cifras positivas. Las actividades de mayor contribución como el comercio al por mayor (2.2) y al por menor (4.1), los servicios inmobiliarios (2.4) y los de transporte (3.2) registraron incrementos superiores a los obtenidos durante los primeros 9 meses de 2016. Sin embargo, otras actividades importantes como los servicios financieros (9 por ciento) mostraron un menor ritmo de crecimiento en comparación con los resultados del año pasado.

El pronóstico de crecimiento económico para 2017 por parte de la Secretaría de Hacienda se mantiene en un rango de entre 2 y 2.6 por ciento. Sin embargo, es más probable que la economía nacional se ubique cerca del límite inferior ya que para alcanzar la cifra más elevada es necesario que el PIB exhiba una tasa de variación de 3.7 por ciento durante el último trimestre del año, resultado que no fue obtenido en ninguno de los trimestres previos.

El menor ritmo de crecimiento del PIB se ve reflejado en su tendencia, la cual presenta señales de estancamiento. Por su parte, la correspondiente a las actividades secundarias muestra una trayectoria a la baja, mientras que la de las actividades terciaras mantiene un movimiento ligero al alza. En cuanto a los ciclos, el panorama luce más complicado ya que tanto el perteneciente al PIB total el de cada una de las tres principales actividades económicas presenta un comportamiento negativo que incluso se localiza por debajo de la tendencia de largo plazo.

La implementación de una estrategia efectiva para abatir la corrupción, la inseguridad y las malas prácticas; el impulso al desarrollo de las empresas nacionales para buscar su incorporación a los mercados globales; la generación de empleo de calidad y la incorporación de la mayoría de la población a la economía formal son tareas que contribuyen al desarrollo económico nacional, pero que quedaron pendientes.

Las rebanadas del pastel

Inicia el último año de estadía peñanietista en Los Pinos, y lo que no hizo en los cinco previos difícilmente lo materializará en el tramo restante. Entonces, súmese el de EPN al de por sí grueso inventario de sexenios perdidos… El billete verde cerró semana financiera en 19.10 pesitos (Bancomer) y el barril mexicano de exportación a 54.40 dólares.