• La Verdad del Sureste |
  • Miércoles 16 de Agosto de 2017

Obispo de Saltillo califica como pecado dar dádivas por votos



CIUDAD DE MÉXICO., 17 de abril del 2017.- El obispo de la diócesis de Saltillo, Coahuila, Raúl Vera López, calificó como “pecado” dar dádivas a cambio de votos. “Es comprar la dignidad de las personas a través de actos corruptos. Es fomentar la corrupción”.
    Así lo señaló durante el sermón que dio en la misa de Domingo de Ramos en la Catedral, en el primer día de Semana Santa. Sin embargo, subrayó que como predicador de la palabra de Jesús tiene la responsabilidad de llamar a los cristianos a cumplir con sus encomiendas cívicas.
     En ese sentido, lanzó un llamado a la feligresía para que no se olvide de su responsabilidad como ciudadano: salir a emitir el sufragio el próximo 4 de junio.
    “La política también es una responsabilidad cristiana”, señaló el obispo, según información difundida por el diario Vanguardia.
    Ayer, en punto de las 13 horas, decenas de feligreses se dieron cita en el atrio de la Catedral de Santiago con los representativos ramos de laurel y manzanilla que fueron bendecidos, acto con el que la Iglesia recuerda la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén.
    El obispo Vera aprovechó para dar un mensaje en torno al proceso electoral y las decisiones sociales, electorales y políticas que deberán tomar los coahuilenses al elegir gobernador, alcaldes y diputados.
    En entrevista, Vera aclaró que si bien durante esta temporada, tanto de Pascua como de Semana Santa, no se entrometerá en cuestiones partidistas o de promoción de candidatos, sí dejará en claro que la política también es una responsabilidad cristiana.
    Por ello, exhortó a los ciudadanos a darse el tiempo para participar en esta “liturgia riquísima” que hace entender el verdadero sentido de la vida cristiana.
    “Esto es el núcleo fundamental de la alianza de Dios con la humanidad. Cristo vino a dejar una alianza divina para la transformación del mundo. Si aprendemos lo que significa la Pascua de Jesús, dejaríamos de ser tan pasivos ante nuestra realidad social y cristiana.
    La energía que Cristo dejó en el mundo para el bien y para la paz tiene que pasar a través de nuestro interés para el hombre de hoy”, puntualizó el obispo.