• La Verdad del Sureste |
  • Martes 22 de Agosto de 2017

A PUNTO DE TURRÓN


EMMANUEL RUIZ SUBIAUR



l Gregueriano: “El gobierno no es una razón, tampoco es elocuencia: es fuerza. Opera como el fuego; es un sirviente peligroso y un amo temible; en ningún momento se debe permitir que manos irresponsables lo controlen”. ¡Ay pueblo mío!: ¡qué irresponsable eres!
    Este mes de agosto de 2017 es más necesario –y urgente- que antes, el abrevar de experiencia de grandes hombres; digo de grandes –pero realmente grandes- hombres. Abrevar de zafios, zafio resulta (los zafios de hoy se insultan unos a otros, porque saben que cuanto más zafio o ingenioso sea el insulto más noticiable es).
    Viene a cuento esta aseveración por acontecimientos –bien ganados o no- que Peña Nieto acaba de volver a sentir en Chiapas. Un pueblo enardecido que no le respeta, que le aborrece y que –incluso- se atreve a agredirle por encima de los “hombres de negro” que lo custodian y pueden a su orden asesinar –ya ordenó desde su despacho de Gobernador del Estado de México el asesinato- (16 personas -hasta de 2 niños- fueron masacradas en Atenco-). Hace pocos días habitantes de Chiapa de Corzo, le gritaban: Peña, aquí te aborrecemos.
    No es la primera vez. En Querétaro, a gritos de “Asesino, Asesino” fue perseguido por más de 5 minutos por una turba enardecida. Con palos y piedras y mentadas de madre –no tiene el pueblo otras armas- apaleaban sus vehículos y les apedreaban. Corría el mes de enero de 2013. Y en octubre de ese mismo año (2013), en Tepeaca, Puebla, al unísono, la población le gritaba: Fuera Peña, fuera Peña, y agredía su comitiva -e incluso a puños golpeaban la camioneta blindada donde viaja-. Y en Europa ¡ni se diga!: como una nube negra o infausta sombra, cada viaje que hace, no hay uno que no aglutine a manifestantes en su contra que le manifiestan el repudio. Peor aún. También ciudadanos europeos se suman al repudio. La connatural condición –no hay otra forma mejor de calificarle- de corrupción e impunidad de los muchos sexenios priistas y de su gobierno, el alza desmedida de las violaciones a los derechos humanos (y la impunidad) -derivada de la fallida política antidrogas (y de alianzas con unos cárteles y confrontación con otros) del anterior presidente FeCal, activó tales manifestaciones. Sin embargo, ha sido con el gobierno de Peña, que éstas han tomado fuerza y fomentado la emergencia de un genuino movimiento opositor europeo, sobre todo tras la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa; e incluso en países donde no existía activismo visible de ese tipo, como en los nórdicos.
    ¿Y qué me dicen en EU? Allí es el acabose: Peña está poniendo en peligro la seguridad interior de EU al poner en capilla la seguridad nacional y la paz pública en México. Opinión de 4 Senadores de 5 consultados recientemente.
    ¿Fue grande en la historia del mundo George Washington? ¿Amerita su actuación ser copiada y extraerle experiencias? Ni duda. Pues abrevemos un poco de su historia.
    Washington no formó nunca parte de un partido político; fueron sus asesores los que formarían posteriormente dos facciones distintas, allanando el camino para el futuro sistema de partidos. Washington procuró salvaguardar los compromisos americanos. Al inclinarse Washington por las ideas de Hamilton, Jefferson abandonó el Gobierno, pasó a la oposición y quebró la unidad ideológica americana, encabezando un grupo político opuesto, que conjuntó a quienes se declaraban perjudicados por las leyes fiscales y a los que veían en el centralismo del presidente un freno a la autonomía constitucional de los Estados. De este núcleo, llamado republicano en aquel tiempo, nació más adelante el Partido Demócrata. ¿Será imposible que algún político nacional deponga su compromiso y militancia a un partido o a una facción de partido y actúe como estadista? ¿Será que, Presidentes y Gobernadores en México han perdido la dimensión de lo importante para someterse a lo accesorio de un partido? ¿Nuestro sistema es democracia o no pasa de ser una simple mala partidocracia? Cuando un pueblo se ha vuelto incapaz de gobernarse a sí mismo, está en condiciones para someterse a un amo, poco importa de dónde proceda éste. Puntualizaba Washington. O de termina en una revuelta, concluyo. ¿Cuál de las dos opciones está más a punto de turrón?