• La Verdad del Sureste |
  • Viernes 23 de Febrero de 2018

¿A qué le tiras mexicano?


Víctor Manuel Barceló R.



9ª Parte.                                               

Veíamos como los procesos electorales en la Región, que están ya ventilándose en algunos casos, apuntan a mantener el status quo, incluso retroceder hacia la derecha, como ya ocurre en Argentina, Brasil, Chile. Las desvergüenzas de corrupción cínica, sin freno y sin pausa; las acciones falsarias contra la población, realizadas por gobiernos impopulares; la manipulación jurídica para detener las posibilidades de participación en las elecciones que se avecinan, aplicada a líderes con un vigoroso y creciente apoyo popular y una reacción económica oscilante, imprecisa, atada en buena medida a nuevas normas en las naciones ricas, pintan un panorama oscuro para que las contiendas que se avecinan, marchen por rutas transparentes, legales.
    En el aspecto económico -el que más golpea a la población- acaba de precisarse en la Reunión de Davos 2018, esta semana, con la presencia de 3.000 líderes mundiales y jefes de negocios, que no hay ningún problema que no pueda resolverse con la tecnología blockchain. Los CEOs de multinacionales consideraron que los nuevos libros contables agilizarán las cadenas de suministro, reduciendo costos de contabilidad. Pero en ningún momento se pensó siquiera en lo que ocurrirá con el empleo y la afectación al hábitat del Planeta. Nutrida la Reunión por la criptomoneda, el blockchain también representó un tema de diálogo extraño, que llevó nuevos personajes a un acontecimiento que se manejaba como tradicional.
    Para expertos, el impacto del blockchain en nuestras biografías será tanto o más significativo que la aparición de Internet, mismo que cambiará por completo en la proporción que las empresas tecnológicas de punta, inicien o acentúen la utilización de la tecnología blockchain, como principal herramienta en sus desarrollos de producto. Ocurrirá con industrias como: la música, del ocio y entretenimiento, distribución, viajes, la banca, telecomunicaciones, incluso los sistemas electorales, como ejemplos, mismos que cambiarán radicalmente, cuando en ellas penetre el blockchain en calidad de tecnología fundamental para intercambio de información.
    Blockchain, (“cadena de bloques” literalmente), funciona en base a una amplia base de datos, a la que están conectados miles de ordenadores alrededor del mundo, para negociar información cierta, transparente y fehaciente, como hasta ahora no se había logrado. Su uso superará lo conseguido en cuatro décadas de internet, a través del correo electrónico, la world wide web, redes sociales o el acopio en la nube, servicios que proporcionan reducción de costos en tareas de investigación, colaboración e intercambio de información, provocando la creación-aparición de novedosos medios de comunicación y entretenimiento, a la vez que reducen la necesidad de personas en dichas tareas.
    ero se aprecia que internet contiene severas dificultades para la actividad económica. Preocupa y retiene transacciones el no comprobar, de manera fiable, la identidad del otro, ni fiar en él para intercambiar dinero sin contar con el aval de un tercero. Este último, almacena nuestros datos con fines rentables o de seguridad financiera. Gracias al blockchain se manda dinero directa y seguramente a otra persona, sin que intervenga un banco, asociación financiera, tarjeta de crédito, débito o PayPal.
    Lo más importante, la información del usuario sigue privada y segura. La operación es transparente e incorruptible. No es necesario confiar en el otro, la confianza es privativa del sistema. Joichi Ito, director del MIT Media Lab, afirma que el “blockchain es a la confianza lo que Internet a la información”.
    El bitcoin –en crecimiento- y resto de criptomonedas son de los manejo más sabidos, de un nuevo mundo de posibilidades que puede cobijar cualquier  documento legal, sin que nadie, ni Estado, persona o empresa, las intervenga o sindique, ya sean partidas de nacimiento o defunción, escrituras e historiales clínicos, alimentos y su origen, y para el caso que venimos viendo: votos.
    En la plenaria de Davos, se realizaron cientos de reuniones. Conclusiones: “la inteligencia artificial y el cambio climático nos van a arruinar, pero el Blockchain y las mujeres nos van a salvar. Modelan una oscura perspectiva para América Latina en 2018, un año rico en elecciones decisivas”. . (Continuará)
v_barcelo@hotmail.com

 

 

 

 


Versión completa del documental "Esto soy" sobre la vida de Andrés Manuel López Obrador, producido por Verónica Velasco y Epigmenio Ibarra.

Portada y Contraportada

Perico verde