• La Verdad del Sureste |
  • Domingo 22 de Octubre de 2017

El retrato oficial de Peña costó a mexicanos 1.6 mdp

No aparece el gasto de los retoques



Ciudad de México, 16 de julio.- En 2013, en las vísperas del cumplimiento de 100 días de Gobierno, la Presidencia de la República difundió el retrato oficial del Presidente de México, Enrique Peña Nieto. Usó las redes sociales Instagram y Twitter, así como la página oficial que en días recientes había sido montada. Cuatro años después, a los mexicanos, esa fotografía les ha costado 1 millón 677 mil 545 pesos entre la sesión, la impresión, las reproducciones y el montaje.
    La foto presidencial no fue afectada por el decreto de austeridad que la presente Administración hizo en 2012 y luego refrendó en 2015 con recortes presupuestales de más de 100 millones de pesos. En esa imagen, en la que el Mandatario aparece con puño cerrado mientras muestra su sortija de matrimonio, no se escatimó: después de que en 2012 fue tomada y enseguida reproducida, en 2013 y 2016, se hicieron más impresiones; además de un nuevo montaje, de acuerdo con los datos de los contratos publicados por la Presidencia de la República en el Portal de Obligaciones y Transparencia (POT).
    La transparencia no iluminó esta foto que fue hecha en una sesión el 29 de diciembre de 2012, según informó la Presidencia nte una solicitud de información. Si bien fueron publicados los convenios que conciernen al retrato oficial por determinados conceptos, hay un gasto que no hizo público: los evidentes retoques en el rostro de Enrique Peña Nieto. En el POT no aparece ningún convenio por concepto de “edición digital” del retrato oficial del Presidente.
    Alfredo Paredes Zamora, director de Capitol Consulting and Communication, indica que “la edición” en una imagen es, como cualquier otro, un concepto por el que se paga y cobra. “¿Cuánto se ha gastado en la imagen personal de este Presidente? ¿Cuánto se gastó por la foto que pasará a la posteridad por completo, incluso con los retoques? Ese debiera ser una erogación transparente porque no puede separarse  la figura de Enrique Peña Nieto sin su imagen física”.
    En ese portal, donde según las entidades públicas deben publicar sus compras de acuerdo con la Ley Federal de Transparencia, se encuentran los datos de cuatro contratos con el fotógrafo Héctor Armando Herrera Peralta. Uno, celebrado en 2012, da cuenta del costo de la sesión fotográfica y un gasto de 376 mil 420 pesos. Para reproducirlas, según la respuesta a una solicitud de información, la Presidencia le pagó a Talleres Gráficos 136 mil 474 pesos por 15 mil reproducciones.
    En 2013, la Presidencia signó otro contrato por reproducciones. Este fue de nuevo con Héctor Armando Herrera Peralta por 387 mil 300 pesos con 80 centavos. En 2016, al mismo fotógrafo se le pagó la cantidad de 397 mil 880 por impresión y montaje del retrato oficial del Presidente Enrique Peña Nieto. Héctor Armando Herrera Peralta pertenece a una dinastía de fotógrafos que se iniciaron en los espectáculos. Su abuelo Armando Herrera captó a María Félix, Agustín Lara, Mario Moreno Cantinflas y Germán Valdés Tin Tan. Con su padre, fundó la empresa HAH, especializada en fotografía industrial y corporativa. Herrera Peralta se ha hecho cargo de las fotos de los Presidentes mexicanos desde José López Portillo.
    No sólo la edición de la fotografía oficial es un dato cerrado. La Presidencia de la República declaró “inexistente” la inversión en la imagen personal de Enrique Peña Nieto; es decir, no cuenta con documentos sobre una característica que desde la campaña distinguió al Ejecutivo y que se mantiene cuatro años después de Gobierno.
    Si la foto oficial fue editada no es un dato público a pesar de que cualquier gasto que represente esa imagen es pagado con el presupuesto que le aprueba el Congreso de la Unión a la Presidencia de la República. Los retoques y edición de la imagen fueron notados en diferentes ámbitos informativos. El reportero de la revista Proceso, Arturo Rodríguez García escribió en su nota al respecto: “La fotografía, editada y manipulada, cubrió algunos rasgos del Presidente, como arrugas y ojeras, y al destacar el contorno de su cuerpo y rostro da la impresión de estar superpuesta”. Otro tipo de publicación que refiere asuntos del espectáculo, la revista TV Notas, publicó: “La imagen fue editada y retocada para cubrir las imperfecciones del presidente, como ojeras, líneas de expresión, así como destacar el contorno de su cuerpo”.