• La Verdad del Sureste |
  • Sábado 18 de Noviembre de 2017

SISMO HISTÓRICO. EL MILAGRO DE LA CIUDAD DE MÉXICO.


Edgar Martínez Briceño



Anunciaba el Presidente de la República que el sismo del 7 de septiembre era el más poderoso ocurrido en los últimos cien años en nuestro país. Aparentemente así era, ya que las fuentes oficiales presentaron en una primer lectura, una medición de 8.4 grados Richter para el fenómeno, pero que después sería ajustada a la baja por el Sistema Sismológico Nacional, quedando en una magnitud de 8.2 grados. Aun así, no deja de ser el movimiento telúrico más poderoso en la historia moderna de nuestro país, quedando por encima incluso del catastrófico sismo del 85.
    ¿Por qué entonces la Ciudad de México resultó prácticamente ilesa? Hay una serie de factores que pueden explicar el “milagroso” hecho.
    1.-Previo al sismo del 85, la Ciudad de México había recibido algunas lluvias, reblandeciendo el terreno que posteriormente sería impactado por el sismo.
    2.-El terremoto actual tuvo su epicentro varios cientos de kilómetros más lejos, e incluso a mayor profundidad que el de la catástrofe del 85.
    3.-Se dice que este fenómeno fue oscilatorio (movimiento del terreno en forma horizontal) y que el del 85 fue trepidatorio (movimiento vertical) lo que lo hizo más destructivo. Al respecto hay científicos que alegan que es un mito que un tipo de sismo cause mayor daño que otro, como el Dr. Mario Ordaz Schroeder, investigador del Instituto de Ingeniería de la UNAM.
    4.-Existen dos conceptos que periodistas tienden a confundir y a usar de la misma forma por no estar muy relacionados con el tema: magnitud e intensidad.     
    La magnitud de un sismo es la fuerza con la que se desencadena desde su epicentro, mientras que la intensidad es la fuerza con la que se siente en otras regiones.
    La intensidad del actual sismo para la Ciudad de México fue de una tercera parte (Sistema Sismológico Nacional) de la intensidad con la que se estremeció el suelo durante el sismo del 85.
    5.-Derivado de los acontecimientos y la devastación ocurrida septiembre de 1985 en la Ciudad de México, se crea en nuestro país el Sistema Nacional de Protección Civil (SINAPROC), institucionalizándose así las acciones de prevención de desastres con la participación del gobierno, sector privado y la sociedad civil. Esto ha dado pie a la creación de Sistemas de Alertamiento Temprano, complementados con protocolos de actuación para el caso de sismo en esa ciudad.
    6.-La experiencia también tocó los cimientos de la construcción (sentido ambiguo), de modo que la gestión de riesgo de desastres se tradujo en códigos y normas de construcción para lograr edificaciones resistentes ante eventos extraordinarios. La ingeniería estructural ha avanzado a la par de las necesidades de seguridad de las actuales edificaciones.
Así es, no se trata de un milagro.
@MartinezBriceno