• La Verdad del Sureste |
  • Viernes 23 de Febrero de 2018

SOLO YENDO JUNTOS HAREMOS HISTORIA


EMMANUEL RUIZ SUBIAUR



El Gregueriano: Hoy como en 2006, los tabasqueños tenemos el privilegio y la oportunidad de tener un Presidente de la República tabasqueño: sin distinguir militancias, por el bien de todos, vayamos con Andrés Manuel. Traigo a la memoria aquel mes de noviembre de 1983, cuando Andrés Manuel López Obrador, renunció al PRI –nos fuimos de ahí varios-; 5 años después, en 1988, trabajó AMLO en la fundación del PRD. Aquellos fueron actos de gran calado y respetable envergadura humana y política. Con esos actos se abrió un nuevo horizonte para el país y se consolidó una figura que hoy es icónica e histórica en México y en el mundo. Me pregunto ¿Qué hubiese sido de Andrés Manuel si no se hubiese separado del pri y del régimen opresor que ese partido representaba y representa?
    Tomó Andrés Manuel, una decisión de estadista y ganó la historia. Nadie puede poner en duda que ya ocupa un capítulo completo en la historia del país: que México no se explica hoy, sin la figura de AMLO. Su decisión fue un hecho para ganar la historia.
    ¿Si no hubiese dejado el PRI en 1983, hubiese sido Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, o hubiese ganado respeto alguno? ¿Si no hubiese dejado al PRI y repudiado al PRD, estaría hoy en la antesala de ser Presidente de la República para bien de México y la mayoría?
    Otros, además de irnos del pri, a partir del asesinato de Luis Donaldo, aborrecemos lo que ese grupo mafioso representa. No solamente habían abandonado la ideología nacionalista y revolucionaria sino además, ordenado asesinar a su candidato.
    El evento aquí recordado posibilita afirmar: la sumisión a un partido y la militancia, no pueden estar por encima de la valía y dignidad de un político (si éste tiene valía y dignidad); privilegiar sumisión y militancia significa perderse en el torrente de politicastros sin importancia. En término directos: por encima de la pertenencia a un partido, por encima de la militancia en determinada organización política o partidista, están los principios, los valores que conforman los ideales de un personaje que actúa en política. Y como comunidad, como colectividad, ha de actuarse de manera similar. Cierto, todos tenemos nuestros fines y nuestros intereses, pero esos particulares intereses se funden en un fin e interés superior: el mayor bienestar de la mayoría. Cada uno de nosotros tiene una pertenencia, pero esa pertenencia se funde en una pertenencia más amplia y mayor: cada uno de nosotros queremos que nos vaya bien, y que le vaya bien a Tabasco.
    ¿Con quién nos irá mejor a los tabasqueños y a Tabasco que con un tabasqueño en la Presidencia? ¿A quién de nosotros no nos gustaría pasar a la historia del país como protagonista del cambio por haber llevado con nuestro voto y apoyo a un choco a la Presidencia? En esa búsqueda de mejoría para nosotros y para la mayoría de los tabasqueños no hay cupo para intereses mezquinos de partido o pertenencia. En la elección de 2018 no nos debe volver a pasar lo que sucedió en la elección de 2006: dos tabasqueños –uno comprometido con Tabasco y los tabasqueños; el otro no- compitieron la Presidencia; por estas fechas en aquella elección, uno de ellos ya sabía que su proyecto no era el adecuado, era repudiado por la mayoría; sabía que iba a ser derrotado –como lo fue-. Pudo más su mezquindad, no convocó al votante tabasqueño a sumarse al otro paisano. Madrazo Pintado nunca pensó en el bien de Tabasco y los tabasqueños –lo cual miles de chocos no le perdonamos-. Al final de ese proceso, salió electo un michoacano. Los tabasqueños perdimos una oportunidad por la mezquindad de unos cuantos. La diferencia de votos entre nuestro paisano Andrés Manuel López Obrador y FeCal en aquella elección fue de 204 mil votos. El padrón electoral arrojaba más de un millón de votantes en Tabasco. ¿Será que no pudimos los tabasqueños darle esos 250 mil votos que requería un paisano para ganar la Presidencia?
    Hoy, AMLO está en 22 Estados arriba 14-16 puntos porcentuales de preferencia en el electorado de su más cercano competidor; en otros 5 Estados, arriba 5-6 puntos porcentuales en la preferencia. Los votantes en Tabasco somos más de 1 millón 600 mil electores. En nuestras manos y en nuestras credenciales de elector está el poder de hacer ganar a un tabasqueño la Presidencia. La oportunidad de hacer historia llevando a un choco a la Presidencia. Oportuno decirles, a aquellos políticos que andan haciendo campaña por un queretano o un libanés: ahora sí, es momento de definirse, de demostrar si se es o no, un tabasqueño bien nacido. No definirse en favor de un choco para la Presidencia es aviesa mezquindad.


Versión completa del documental "Esto soy" sobre la vida de Andrés Manuel López Obrador, producido por Verónica Velasco y Epigmenio Ibarra.

Portada y Contraportada

Perico verde