• La Verdad del Sureste |
  • Viernes 23 de Junio de 2017

Niega España identidad a niño nacido por gestación subrogada

Los llamados vientres de alquiler están prohibidos, por lo que los menores carecen de reconocimiento ante las autoridades ibéricas, denuncian parejas que recurrieron al método en el estado de Tabasco



Madrid, España, Vhsa. Tab. 17 mar 2017.- La gestación subrogada es un proceso prohibido en España, lo que impide otorgar identidad o la nacionalidad española a los menores nacidos bajo este esquema en otros países, como México.
    Así lo denunciaron parejas que recurrieron a los llamados vientres de alquiler para ser padres, quienes actualmente libran batallas legales para que sus hijos sean reconocidos por las autoridades ibéricas.
    Es el caso de José Borrallo, un funcionario de 43 años, padre de Leo, un niño nacido a través de esta práctica de reproducción asistida en el estado Tabasco, ubicado en el sureste mexicano.
    Los argumentos esgrimidos por Borrallo reabren el debate sobre la legalidad y la condición ética de este método, pero a la vez ponen en evidencia el viacrucis que deben atravesar quienes recurren al mismo, para que sus pequeños sean reconocidos y sujetos de derechos y obligaciones.
    “Aquí no me lo reconocen, aquí no existen, aquí no existe, (pero) fiscales me cierran la puerta y me dicen que es un hijo no nacido”, acusa el ciudadano español.
    La afirmación cobra relevancia por la advertencia que desde hace algunas semanas lanzó el gobierno de Tabasco, una entidad donde el polémico tema está regulado desde 1997, pero con un sustento jurídico viciado que, de origen, abrió la posibilidad a lucrar con la vida y luego desencadenó una serie de litigios por la imposibilidad de conceder identidad a los recién nacidos.
    El hecho es “que en los países donde llegan (los niños) no obtienen su registro de identidad, porque en esos países no está legislado (el tema) y por consecuencia lógica no los registran”, hizo ver recientemente el coordinador general de Asuntos Jurídicos del gobierno tabasqueño, Juan José Peralta Fócil. El funcionario mexicano arguye que eso está provocando que queden personas, seres humanos, sin identidad, es decir, en el limbo jurídico, en la nada legal.
    Para contrarrestar las inconsistencias en la legislación, a finales de 2015 las autoridades de Tabasco reformaron las disposiciones legales en materia de gestación asistida y subrogada, con la finalidad de dar protección jurídica a quienes participan en esta práctica y salvaguardar los derechos humanos de los menores nacidos bajo esta técnica. En un reportaje transmitido este viernes en el noticiero matutino de Televisa, Despierta con Loret, José Borrallo narra la experiencia que ha tenido que vivir desde que hace casi tres años, junto con su pareja, tomó la decisión de ser padre mediante la gestación subrogada.
    Cuenta que inicialmente buscaron un país donde fuera legal, como México, con las facilidades de idioma que ello implicaba, donde contactaron una clínica de reproducción asistida. “Todo fue bien hasta que nació el bebé”, relata. Actualmente viven en una situación incierta. A los ojos de las autoridades civiles españolas, el pequeño Leo sigue siendo mexicano y vive en España como ciudadano extranjero bajo la tutela de Borrallo, a quien tampoco reconocen la personalidad jurídica de padre. El principal temor de José y su pareja es que su niño quede en el desamparo en caso de que algo llegara a sucederles. La lucha para que Leo sea reconocido como ciudadano español e hijo suyo, aún va para largo.